Adamovsky y la grieta en la“Historia de la Argentina”

Print Friendly, PDF & Email

Por Tomás Delgado

Si  tuviera que seleccionar una idea en torno a la cual gira el libro diría que es la de la fragmentación. El autor, desde su perspectiva, muestra con gran solvencia como la historia de la Argentina es la de un país “desgarrado”, por decirlo de alguna manera. Desde un inicio hubo un primer enfrentamiento entre los pueblos originarios y los colonizadores, al cual le siguieron las diferencias entre los españoles nativos de la península y los nacidos en lo que sería el territorio argentino. Y así fue avanzando hasta nuestros días, dado que la fragmentación continuó entre los sectores que impulsaron la independencia del país. 

Las discrepancias entre los unitarios y los federales que marcaron la pos-independencia, explicadas por los diferentes intereses que defendían los porteños y las demás provincias del país, se encuentran latentes hasta hoy en día. Actualmente encontramos el clivaje más actual de una sociedad que probablemente nunca alcanzó la verdadera integración para seguir un camino de desarrollo, el cual llegó con el siglo XX: peronistas y antiperonistas.

Sin embargo, lo más interesante que deja el libro es que las formas de la fragmentación no fueron siendo reemplazadas. Por el contrario, lo que hubo fue una suerte de superposición y complementación de las mismas a medida que la sociedad se fue complejizando. De esta manera, las huellas de este proceso en el actual tejido social pueden ser leídas en diferentes claves. Entre ellas están la cuestión de clase en el sentido económico, pero también la étnica. A su vez, podemos encontrar la dimensión demográfica, la cual es ineludible si queremos pensar el país del futuro. O la de género, la cual recién en los tiempos actuales está tomando mayor visibilidad. 

Se trata de una obra muy interesante para comprender los múltiples factores que hacen a la desigualdad sobre la que está edificada el país que habitamos hoy los 45 millones de argentinos. De alguna manera, el trabajo del autor nos sirve para poner en perspectiva y cuestionarnos la supuesta actualidad de lo que hoy en día llamamos “la griesta”. Luego de una primera lectura nos queda claro que las divisiones profundas del país vienen desde antes de que este exista formalmente. Y es ese sustrato histórico el que permite que existan episodios como la famosa “125”, la antinomia “kirchnerismo vs antikirchnerismo”, “sectores medios porteños vs interior del país”, el enfrentamiento cultural y normativo de “verdes vs celestes” que desató el tema del aborto, y tantos más. Si nos ponemos a analizar detenidamente esas disputas contemporáneas podremos apreciar que los bandos no son siempre los mismos. Eso se debe en parte a la sana costumbre de que no todos pensemos igual, sin dudas, pero también tiene que ver con algo que este libro nos grafica bien: la historia de un país atravesado por múltiples fragmentaciones, como ya se ha dicho. Las mismas se pueden identificar en la construcción de múltiples identidades ancladas en diferentes símbolos, ritos y prácticas. Si no tenemos claro eso, nunca podremos encontrar la lógica común que subyace a los tantos sucesos de enfrentamiento que hemos vivido y los que viviremos. Pero, fundamentalmente, nunca podremos aprender a convivir en la diversidad ni alcanzaremos la integración necesaria para llegar al bienestar que requiere una sociedad en la que conviven pueblos originarios con descendientes de europeos mediterráneos, norteños con porteños, mujeres con hombres y trans, creyentes con agnósticos, productores agropecuarios con industrias y servicios, y así sin parar.

Con su estilo, Adamovsky nos muestra cómo es que llegamos a la Argentina actual, clarificando las raíces detrás de los vaivenes económicos, la inestabilidad política y la diversidad cultural que convive en nuestro suelo. Quienes quieran comprender cómo llegamos aquí y de qué manera podemos empezar a delinear un sendero de transformaciones deberían tener en cuenta obras como esta, que tienen la particularidad de ser amables para quienes no somos especialistas en la temática. ¿Por qué? Porque para que un país pueda crecer necesita conocerse a sí mismo, y la única forma es mirándose al espejo.


Adamovsky, Ezequiel. Historia de la Argentina: biografía de un país : desde la conquista española hasta nuestros días. Editorial Crítica. Buenos Aires. 2020