Adiós a un compañero: Anselmo Montes, dirigente chubutense del socialismo argentino

Print Friendly, PDF & Email

Ayer, lunes 2 de noviembre, falleció a los 72 años el histórico dirigente socialista chubutense Anselmo Montes Segovia.

Con la partida de Anselmo Montes, el socialismo argentino y, en particular, el patagónico pierde a una gran figura. Supo construir en el difícil terreno de Chubut un partido socialista con presencia en la vida pública de la provincia. Con actividad partidaria en varios distritos, el Partido Socialista Auténtico del Chubut se consolidó como el más significativo espacio de la izquierda en esa provincia. En el 2011, en un acuerdo con el Frente para la Victoria (FpV), fue elegido diputado provincial. Años antes, colaboró con Néstor Kirchner -a quien conocía de la escuela- y fue uno de los artífices de la constitución del FpV en Chubut. Anselmo y el Partido supieron hacerse lugar en una provincia difícil, dominada por el dasnevismo.

Anselmo Montes formaba parte del consejo asesor de Sociedad Futura. Lo conocimos por medio de Víctor García Costa, histórico dirigente del socialismo argentino, con quien militaba de siempre.  Encontramos en Montes y el PSA del Chubut la propuesta que García Costa impulsaba. Conjugó como pocos los valores de la tradición socialista -honestidad, cultura de partido, constante formación, orgullo de clase y una militancia por un socialismo argentino-, con la adecuación a los desafíos de este siglo, en particular, la relación con el kirchnerismo.

Su mentor y amigo, García Costa, nos hizo llegar estas palabras: “Su vida ha sido un ejemplo de solidaridad militante. Jamás se olvidó que era un obrero mecánico que el pueblo había elegido como diputado provincial. Por eso el día siguiente que dejó su banca volvió a su taller como el obrero que nunca dejó de ser para ocuparse de su anciana madre y de su familia Lo digo hoy cuando todavía su cuerpo no ha sido sepultado. Una calle de Trelew debería llevar su nombre como homenaje a su  sacrificio, a su voluntad y sobre todo a su honradez. Victor Oscar Garcia Costa. Junta Confederada de Unidad Socialista 2-10-2020.”

Con una confianza y un optimismo que cautivaba, Montes encontró un estilo político para el socialismo patagónico. Quizá fue, de los socialismos afines al kirchnerismo, quien encontró el mejor equilibrio entre el apoyo y la autonomía. Por su parte, se reconocía como socialista, no como kirchnerista, pero apoyaba al kirchnerismo a nivel nacional de forma decidida. Asimismo, muchas veces, era más crítico con sus construcciones locales, en especial con la expresión del Dasnevismo. Por otra parte, no dudaba en criticar lo que consideraba que era perjudicial para el pueblo argentino. Pero también apoyaba sin especulaciones lo que veía de beneficioso. Su meticuloso cuidado del Partido Socialista Auténtico del Chubut y su distancia de la lógica política de prebenda de contratos, le permitió la autonomía tan difícil para los aliados del kirchnerismo. Eso también le costó innumerables desconfianzas y golpes desleales. Dos veces no se le respetó los acuerdos y se lo dejó afuera de la cámara provincial.

Con más de medio siglo de militancia, las luchas que acumuló Anselmo son innumerables. Una de sus más destacadas fue contra la megaminería en Chubut. Sobre esa experiencia, el colectivo de La Vaca recoge su testimonio en una excelente crónica “Mineras vs Democracia”. En esa lucha, debió enfrentar -como muchas veces- a los compañeros de su propia bancada del Frente para la Victoria. Durante la dictadura, por su militancia política estuvo desaparecido y sufrió torturas. Formó parte también de la Asamblea Permanente Por los Derechos Humanos.

En una de sus últimas declaraciones, siempre impulsando la unidad nacional de los socialistas del campo popular, Anselmo afirmó:

“Es lamentable que los socialistas estemos cada uno con su kiosco y que no tengamos un partido nacional, que sea la alternativa a lo que se viene. Después de la pandemia nada va a ser igual, ni acá en Argentina, ni en el mundo. Hoy el capitalismo está en franca crisis. Una crisis que yo veo hasta terminal -allá muy lejos- pero terminal. Creo que este sistema es perverso. Se están dando todos los elementos para que el pueblo entienda que por esta vía no hay capitalismo bueno, ni regular. Seguramente este proceso que estamos acompañando nosotros, que es el peronismo en el país, va a abrir algunos canales. La movilización después de la pandemia va a ser importante, generando nuevas alternativas. El salario universal va a tener que ser un hecho. Mejorar la situación de hacinamiento de nuestra población, especialmente en las grandes ciudades. Tiene que estar garantizados los servicios públicos mínimos -agua, luz, gas, cloacas-. La pandemia no se puede controlar sin una sociedad con mínimos de igualdad. No sé puede controlar con hacinamiento y falta de alimentos, necesidades básicas. Creo que, con la pandemia, la sociedad va a tener que cambiar. Los socialistas hemos estado lejos de tener en claro que era necesario un partido socialista que sea alternativa a lo que se viene. No sería un partido de masas pero hoy hace falta una palabra organizada del socialismo en la Argentina, cosa que no hay.”

A nosotros -socialistas- compañeros como Anselmo Montes nos enorgullece y nos ratifica nuestro camino. ¡Hasta la victoria siempre compañero Anselmo!