Presentación del Dossier de agosto 2020: Feminismo

Print Friendly, PDF & Email

Realizar un número que aborde la cuestión de las mujeres no resultó una tarea sencilla. El movimiento feminista, aunque masivo, pareciera encontrarse en un periodo de estancamiento. Actualmente, las dos corrientes más difundidas son la del feminismo liberal y la del feminismo con tintes posmodernos. La primera se trata de una rama totalmente funcional al sistema capitalista. Amparándose en la igualdad formal entre el hombre y la mujer, aboga por la llegada de las mujeres a puestos altos de poder sin tener en cuenta la situación socioeconómica del grueso de la población de mujeres. La segunda, abarca a buena parte del feminismo actual, el cual propone analizar la cuestión desde una reflexión orientada a la cuestión de género y a la diversidad, enfocándose principalmente en el lenguaje, el discurso y en la revisión individual de los privilegios.

Desde Sociedad Futura creemos que ninguna de estas opciones van al fondo de la cuestión de la mujer.

Si bien entendemos que la subordinación del hombre a la mujer es anterior al capitalismo, es claro que este sistema se encargó de profundizar esta situación de manera abismal. Por eso, creemos que la historia de las mujeres no debe separarse de la de los sistemas de subordinación. Como bien supo explicar Federici en su afamada obra Calibán y la bruja (2010) el proceso de acumulación originaria al que se refirió Marx en El Capital (1867), afectó también la posición social de las mujeres ya que introdujo cambios importantes en la producción y reproducción de la fuerza de trabajo.

En el capitalismo y su división sexual del trabajo, los hombres quedaron estructuralmente destinados a la producción de mercancías, las cuales poseen valor equivalente en dinero, mientras que las mujeres fueron relegadas a la producción de seres humanos aptos para convertirse en fuerza de trabajo. Para el capitalismo, esta tarea de reproducción social permanece por fuera de la esfera del trabajo productivo, aunque sea la base fundamental para su funcionamiento. De esta manera, las mujeres comenzaron a depender materialmente a los hombres, subordinación que luego se extendió al ámbito civil y político.

Si bien a lo largo de la historia y principalmente en las últimas décadas la mujer logró cambiar ampliamente su situación, la emancipación absoluta aun no se ha logrado.  

Por eso desde Sociedad Futura consideramos que un abordaje que abarque de manera total la cuestión de la mujer debe ser por sobre todas las cosas anticapitalista, pero también debe considerar que, como dijo Sheila Rowbotham en su obra Feminismo y Revolución (1978), “la liberación de la mujer necesita de la liberación de todos los seres humanos”. Así, intentamos abordar la temática con una amplitud y profundidad que permita encontrar lecturas diferentes de las usuales (o “hegemónicas”, como suele decirse actualmente), pero siempre con la intención de trazar un diálogo constructivo con el enorme movimiento feminista y su creciente producción teórico-política.

Sin más, les agradecemos nuevamente a todos los que colaboraron en la producción de este número mensual. Como guía para el lector, le presentamos la lista de artículos que conforman el presente dossier: