El futuro ya llegó: la necesidad de regulación de Mercado Libre y el comercio electrónico

Print Friendly, PDF & Email

Resumen

En el presente informe se busca describir el carácter monopólico de Mercadolibre, su condición de servicio público y, por lo tanto, la necesidad de regulación por parte del Estado. 

MercadoLibre tendrá un peso cada vez mayor en la sociedad. Por ello, es importante comenzar a tomar medidas cuanto antes para atenuar las consecuencias negativas y aprovechar sus potencialidades para desarrollar el comercio de forma justa en nuestro país.

1.    Introducción

La pandemia que sacudió el mundo generó cambios de hábitos de todo tipo. En nuestro país, las drásticas medidas para hacer efectiva la cuarentena llevan casi dos meses y el repliegue hacia el ámbito hogareño modificó –necesariamente- las prácticas del comercio.

En ese contexto, internet y las plataformas comerciales se volvieron esenciales para amortiguar el impacto del aislamiento. Se aceleró la tendencia a un uso cada vez mayor. Por un lado, los servicios de delivery tuvieron un lógico boom de demanda. Por otro, a lo que apunta este informe, el comercio electrónico vía MercadoLibre tuvo un crecimiento gigantesco.

Según la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, las transacciones por internet tuvieron, durante la pandemia, el crecimiento proyectado para cuatro años. Es decir, el consumo creció en un mes y medio a lo que se esperaba llegar en 2023. MercadoLibre, con el monopolio de las transacciones, fue el principal beneficiario. 

Desde dos años MercadoLibre se posicionó como la empresa argentina de más valor en los mercados de acciones. Con apenas veinte años de vida, superó a Techint, líder hasta entonces. Sin ser afectada por la crisis económica que atraviesa el país, en el 2018  logró duplicar su valor en el mundo financiero de Nueva York.

La preocupación que motivó la elaboración de este informe es concientizar acerca de la necesidad de regular este tipo de nuevo capitalismo.

MercadoLibre no es una empresa más en el país. Es el fenómeno nacional del denominado “capitalismo de plataformas” (ver sección referida al tema). La formación económica social del país -y del mundo- se verá cada vez más imbricada con estos modos de producir y distribuir valor. Su crecimiento es exponencial. Basta ver empresas como Amazon y Facebook.

Sin embargo, por ser tan novedosa, todavía no se alcanza a comprender su impacto público. Estas empresas cumplen con un servicio estratégico para las sociedades, por lo que es necesario regularlas desde el Estado. De lo contrario, el afán de lucro privado será su propia razón reguladora, lo que generaría un impacto regresivo en las economías domésticas.

Es necesario entender de qué se trata, cómo funcionan estas empresas y cuál es el impacto social. Ello permitirá evaluar y analizar cómo debe ser su relación con el Estado y la sociedad. En cualquier caso, más allá de que estos debates son aún incipientes en todo el mundo, ya han comenzado las propuestas sobre su regulación.

 A lo largo del texto buscaremos describir lo que es el capitalismo de plataformas en general y MercadoLibre en particular; introduciremos, además, la posibilidad de su regulación.

Con la lectura del Informe, esperamos que se comprenda cómo MercadoLibre saca provecho de su posición monopólica en el sector de intermediación en el comercio electrónico, ámbito aún no regulado; asimismo cómo esta posición dominante le permite, mediante impuestos privados, retener gran parte del dinero transaccionado,  sin mencionar su principal negocio: utilizar el dinero ajeno -como intermediario comercial- para hacer especulaciones financieras. 

Además, una de sus últimas iniciativas, “Mercadoflex” -para transporte rápido de los productos en zonas locales-, sale a competir con empresas como Rappi y Glovo. Pero, al igual que ellas, reproduce el formato tercerizado, sin protección de los trabajadores.

2.    ¿Qué es el capitalismo de las plataformas?

Esta sección presenta un resumen del libro de Nick Srnicek denominado “Capitalismo de las plataformas” y editado por Caja Negra en el año 2018. Libro interesante porque expone la dinámica capitalista de empresas como MercadoLibre. También arriba a importantes conclusiones en cuanto a su función social. La actual es una época de profunda transformación económica. Se la ha denominado “de economía compartida” o, en otros términos, de “Cuarta Revolución Industrial”.

 Para este contexto se han acuñado nuevos conceptos como:

  1. Plataformas
  2. Big data
  3. Internet de las cosas

Básicamente, la economía digital comprende aquellos negocios que dependen cada vez más de la tecnología de la información, los datos e Internet para su desarrollo, atravesando, a su vez, a los sectores tradicionales.

 ¿Por qué es importante este nuevo fenómeno?

o   Es el sector más dinámico de la economía contemporánea.

o   Al igual que las finanzas, brinda infraestructura como sistema.

o Debido a su dinamismo, se la presenta como un ideal para legitimar el capitalismo.

Las plataformas emergió como un nuevo modelo de negocios capaz de extraer y controlar una inmensa cantidad de datos e información.  Asistimos al ascenso de grandes compañías monopólicas. Empresas como Facebook o Google han recopilado, a lo largo de los años, miles de datos sobre sus usuarios que alcanzan  cientos de millones, lo que les permite conocer todo tipo de facetas sobre ellos, desde sus hábitos de consumo hasta sus biografías personales. Quien tenga interés en conocer más sobre esto, puede leer la nota que escribió el editor en tecnología de la BBC Leon Kelion, “Amazon: por qué debería preocuparnos todo lo que la compañía de Jeff Bezos sabe sobre nosotros”.

El nuevo espíritu capitalista trae como modelo de negocios el tipo de compañía conocido como “Plataforma”.

Su definición:

Las plataformas son infraestructuras digitales que permiten que dos o más grupos de personas interactúen. Se posicionan como intermediarias que reúnen diferentes tipos de usuarios: clientes, anunciantes, proveedores de servicios, productores, distribuidores e incluso objetos físicos. Ofrecen una serie de herramientas que permiten a los usuarios construir sus propios productos, servicios y espacios de transacciones.

Las plataformas dependen de los “efectos de red” o “bola de nieve”: mientras más numerosos sean los usuarios que hacen uso de una plataforma, más valiosa se vuelve esa plataforma para los demás.

Para plataformas como MercadoLibre, la “bola de nieve” fue esencial en sus comienzos. Gracias a su posición dominante en el incipiente comercio electrónico, los consumidores se habituaron a buscar productos en su página. Lo cual, a su vez, estimuló a los vendedores a exponer sus productos en MercadoLibre. Un claro ejemplo de “bola de nieve”. Como veremos más adelante, por ello acapara hoy el 80% del comercio electrónico del país. 

Las plataformas son un nuevo tipo de empresa que se caracteriza por proporcionar infraestructura para intermediar entre diferentes grupos de usuarios. Al mismo tiempo, en su desarrollo, despliegan tendencias monopólicas impulsadas por efectos de red. Una de las características de estas empresas es que hacen uso de subvenciones cruzadas para captar diferentes grupos de usuarios. Para ello tienen una arquitectura central establecida que controla las posibilidades de interacción. Todas esas características hacen de las plataformas modelos de negocios claves para extraer y controlar datos.

Gran parte del comportamiento de las empresas de plataforma se puede explicar si se toman como actores económicos de un sistema capitalista. Es decir, el análisis marxista puede explicar en gran parte su funcionamiento económico.

Por el efecto “bola de nieve”, tienen una tendencia intrínseca hacia la monopolización del sector en el que operan y a vincularse cada vez más estrechamente con el sector financiero.

 A partir de esas tendencias, Srnicek concluye como propuesta:

 ·         «En tanto y en cuanto Amazon se convierta en el comercio electrónico donde se compra y vende todo, Google en la forma básica de entrar a Internet y Facebook en el mecanismo más simple para comunicarte con el resto de la sociedad, son argumentos más que suficientes para considerarlas servicios públicos. O bien las regulamos mucho, o las convertimos en elementos de titularidad pública. Son monopolios naturales que dependen de los gobiernos».

 ·         «Hay que regularlos más allá de la empresa privada. Son bienes públicos».

 ·         “O regulamos más a las grandes tecnológicas o las convertimos en empresas públicas”.

 ·         “Tenemos que volver a herramientas tradicionales como la regulación pública y la propiedad pública. Han ganado su poder a través de lo que llamaría motivos naturales. Son negocios de plataformas que cuanta más gente las utilice, mayor es el beneficio que obtienen y mayor es el valor para todos en estas plataformas. Es como una especie de mercado en el que el ganador se lo lleva todo. Pensemos en el buscador de Google. Cuanta más gente lo utiliza, mejor es el buscador, lo que significa que se crea un supuesto círculo virtuoso en el que todo el mundo termina utilizándolo». (Ver entrevista en El Salto Diario https://www.elsaltodiario.com/economia-colaborativa/nick-srnicek-servicios-publicos-puedan-proporcionar-plataformas-digitales-expropiarlas-regularlas y https://retina.elpais.com/retina/2019/04/02/talento/1554202828_272963.html)

3. Mercado Libre y su impacto

En esta sección, luego de haber presentado el capitalismo de plataformas, nos ocuparemos de MercadoLibre en particular. Según la información que brinda Wikipedia “MercadoLibre es una plataforma de comercio electrónico con operaciones en 18 países de América, donde millones de usuarios compran y venden productos a través de Internet”.

Es la séptima plataforma de comercio electrónico a nivel mundial y es líder -en su rubro- en Latinoamérica, con 362 millones de internautas.

 Cuenta con un sistema de unidades de negocio que incluyen:

 ● Mercado Libre

● Mercado Pago

 ● Mercado Libre Publicidad

● Mercado Envíos

 ● Mercado Shops

 El siguiente gráfico ilustra este ecosistema:

Evolución histórica de la empresa

Tendencia al crecimiento del mercado del comercio electrónico

Tendencia monopólica en Argentina y en América Latina

El modelo de negocios

En el año 2018, pese a la crisis, Argentina fue el país más rentable: “En el 2018 finalizó con un flujo positivo de USD 464,7 millones, un 19,5% más que en el 2017. De los países donde opera Mercado Libre, Argentina fue el más rentable con ingresos netos por USD 122 millones, mientras que en Brasil registró pérdidas por USD 55,5 millones”. 

(https://www.iprofesional.com/finanzas/287465-marcos-galperin-otros-liquidez-otros-Mercado-Libre-ya-vale-us20-000-millones-cuatro-veces-mas-que-YPF)

La política de Mercado Libre y las causas de su éxito en plena crisis

Es necesario comprender el impacto regresivo de MercadoLibre en su incidencia como actor económico. Como monopolio de un servicio público, sus decisiones afectan gravemente a los actores que dependen de él, en este caso, empresas grandes y pymes, y consumidores en general. 

Políticas regresivas

  1. Tasa privada regresivos. en su intermediación, MercadoLibre cobra un porcentaje de la venta de cada producto. Utilizaremos de ejemplo las iniciativas de Mercadolibre en la crisis del año 2018. Sin ninguna contemplación de los vendedores afectados por la caída del consumo, aumentó drásticamente este valor que recae -como se verá inmediatamente- en los comerciantes más pequeños. Para explicarlo, utilizaremos imágenes sobre el sistema de búsqueda regresivo de MercadoLibre. El sistema favorece a los grandes vendedores y penaliza a los vendedores más chicos. Lo que genera un proceso de creciente desigual en la competencia. 
  • Aumento del 12% al 13% por producto vendido (13 de agosto de 2018):
  • Al porcentaje del 13% se suma el cobro de $10 pesos fijos por cada venta (Abril de 2019):

Esto, para productos de bajo valor es un aumento altísimo. Además, encubierto en un supuesto beneficio como se grafica a continuación:

2. Habida cuenta de que la transacción no se hace entre un vendedor y un comprador, sino MercadoLibre la triangula, ML posee temporalmente el dinero utilizándolo a criterio propio. Mercado Libre maneja los tiempos de pago en la triangulación para generar movimiento financiero.

 Este es un mensaje de Mercado Libre extendiendo los plazos de pago:

3. Algo importante de entender: el factor determinante en el éxito en las ventas es el rankeo en las búsquedas de los productos asociados.

Por ejemplo, si se venden zapatillas, se debe saber que a la hora de comprar zapatillas, los consumidores priorizan los primeros productos que aparecen en la lista de resultados de su búsqueda. Es decir que, cuanto más abajo aparezca un producto en la lista, menos oportunidades de venderse tendrá.

¿Qué regula esto? Un algoritmo en el motor de búsquedas de Mercado Libre, que es secreto, aunque se dan ciertas pautas a los vendedores de cómo quedar mejor posicionados en las búsquedas.

Sin embargo, un elemento central y fuertemente regresivo es la decisión de MercadoLibre de priorizar a los más grandes. Es decir, cuanto más grande es tu empresa, cuanto más volumen maneja, más posibilidades tiene de quedar mejor rankeado. Por ejemplo, en el caso de ropa deportiva o zapatillas, empresas como Nike o Adidas tienen una posición claramente prioritaria sobre el resto, lo cual lo transforma en una competencia desigual.

Así, construye un índice de categorías para los vendedores (de menor a mayor): “Mercadolíder”, “Mercadolídergold”, “Mercadolíderplatinum” y, para los grandes de verdad, provee “Tiendas oficiales“ que son las que acumulan gran parte del mercado. Esto genera asimismo una “bola de nieve”. Los grandes tienen más chances de ser aún más grandes y los chicos menos chances de crecer. 

A continuación, un ejemplo de búsqueda de un producto que demuestra el posicionamiento en favor de los grandes que realiza la plataforma:

Los nombres que aparecen debajo de tres de los cuatro productos que están primeros corresponden a las “Tiendas oficiales“ de grandes empresas. Aunque la oferta es más amplia, queda claro quién es el favorecido.

MercadoLibre como monopolio apela a su vocación de democratizar, un tipo de práctica usual a esta clase de empresas. Así lo afirma Sean Summers, su exvicepresidente senior de marketing de MercadoLibre:

 «Vemos que la gente también ‘compra’ nuestra misión de democratizar el comercio y el dinero, lo que tiene un sentido más amplio que simplemente hacer un negocio. Nuestros colaboradores lo ven como algo muy tangible«.

Aunque quizás para los consumidores esta plataforma provea una forma más transparente para la búsqueda de productos, no deja de estar fuertemente distorsionada en favor de los vendedores más grandes, como se vio en el ejemplo anterior. 

MercadoPago, la gallina de los huevos de oro 

En marzo de este año, los medios anunciaron que el gigante financiero PayPal invertiría U$S750 millones en el sistema de cobros y pagos de MercadoLibre, MercadoPago.

En la actualidad, según la empresa, MercadoPago ya registra más transacciones por fuera de la plataforma que dentro de ella.

Vale la pena recordar que, mediante su sistema, los clientes pueden:

 ● Invertir dinero

Con el dinero en la cuenta de MercadoPago del cliente, Mercado Libre, mediante el el Bind(Banco Industrial), lo coloca en un Fondo Común de Inversión. Por supuesto, la regulación y la transparencia de este procedimiento es nula. 

● Reemplazar al Posnet de locales comerciales por MercadoPoint.

Así, el cobro con tarjeta se hace mediante su propio producto y el dinero también es retenido por ellos. 

● Tomar créditos

En el negocio financiero también ofrecen créditos a sus clientes con tasas usurarias.

● Pagar servicios

Desde la SUBE, hasta distintos tipos de servicios se pueden pagar con esta función.

● Transferir dinero entre clientes

Este sistema financiero para-bancario fue permitido por el BCRA bajo el gobierno de Mauricio Macri. Esta (des)regulación es el motivo por el que “las transacciones en la plataforma de pago electrónico de MercadoLibre aumentaron un 70% en 2018, a 389 millones de operaciones y US$ 18.000 millones en volumen total”, informó la compañía.

4. El caso Amazon

A pocos días de la pandemia, en Estados Unidos, todos pusieron sus ojos en Amazon –la principal empresa de comercio electrónico del país y del mundo-. Mientras que los quinientos empresarios más ricos del mundo sufrían pérdidas, Jeff Bezos –fundador y CEO de la compañía- veía incrementada su fortuna exponencialmente. Su riqueza creció a 138 mil millones de dólares, liderando el ranking de los más ricos del mundo.

Por el exponencial aumento de demanda, Amazon debió contratar en las últimas semanas -solo en Estados Unidos- a 175.000 nuevos empleados. 

Ese crecimiento va en línea con el impresionante desarrollo de la Plataforma en los últimos años. La empresa de Jeff Bezos ha expandido su margen de actividades. Mientras las principales ganancias de la empresa provienen de los servicios como intermediario comercial, Amazon ha incursionado en diferentes rubros, como supermercados (con su marca personalizada: establecimientos sin cajeros, de compra directa y sin intermediación humana), el cloud computing (manejo de datos de otros gigantes tecnológicos como Facebook e incluso de agencias federales de EEUU) y, por último, en un novedoso sistema de farmacias online. 

Ese crecimiento y expansión sin precedentes ha posicionado a Amazon como una de las principales corporaciones de los Estados Unidos y otros lugares del mundo (con sedes en más de 17 países). Gracias a ello, la empresa dejó de ser un simple gigante tecnológico y de intermediación comercial para convertirse en una de las grandes corporaciones con capacidad de disputar al Estado la dirección de diversos aspectos. El tamaño, influencia y amplitud de rubros donde es protagonista le permite inclinar la balanza en los debates sobre desarrollo productivo, empleo y derechos laborales en distintos niveles administrativos en los Estados Unidos (municipal, estatal, nacional).

La estrategia empleada por Amazon puede calificarse como “huelgas de capital” o capital strike. El caso más evidente se produjo entre 2017 y 2019, cuando la empresa anunció la apertura de un segundo Centro nacional de Operaciones en los Estados Unidos. Al hacerlo, alentó a todos los alcaldes y gobernadores del país a ofrecer condiciones extraordinarias de alivios impositivos y beneficios de distinto tipo (ver https://jacobinmag.com/2019/02/amazon-hq2-nyc-capital-strike-investment). Con centenares de propuestas, Amazon logró que las principales ciudades entraran en una batalla para ofrecer las mejores condiciones que permitieran a Amazon establecer su estructura, la cual significa más de 25 mil puestos de trabajo. El engaño se basa en que se utilizaron ofertas estrambóticas de diferentes ciudades para elevar las propuestas de las principales ciudades norteamericanas, verdadero objetivo de Amazon. Finalmente, cuando se estuvo por cerrar un acuerdo con el estado de Nueva York, Amazon retiró su propuesta por desacuerdos con los derechos laborales que protegerían a los futuros trabajadores .

Esas prácticas se suman a la propia dinámica comercial que establece Amazon. Al igual que MercadoLibre, favorece a los grandes comerciantes por sobre los pequeños vendedores. A ello se añade la existencia de productos de marca Amazon que, si bien no son producidos por la propia empresa, se comercializan con su sello y otorgan beneficios al consumidor (envíos gratuitos, descuentos, etc.). Con la reciente adquisición de la cadena Whole Foods (una de las más grandes cadenas de supermercados en Estados Unidos), Amazon incursiona en el comercio local y establece condiciones inalcanzables para los pequeños comerciantes locales. Un ejemplo es el mencionado diseño de tiendas sin cajas, en donde los ciudadanos pueden adquirir productos al escanearlos y pagarlos a través de una aplicación en sus teléfonos móviles.

Ahora bien, ¿cuál es el debate alrededor de la posibilidad de regular las actividades de Amazon? Desde el año pasado hasta hoy, en el contexto de la campaña presidencial para las elecciones de noviembre, en Estados Unidos comenzó tibiamente a discutirse el rol de los gigantes tecnológicos en la economía.

Elizabeth Warren fue, dentro de la primaria del partido Demócrata, la que impulsó la propuesta más ambiciosa. Su proyecto: (https://www.nytimes.com/2019/03/08/us/politics/elizabeth-warren-amazon.html) consistía en:

  • La anulación de las más recientes fusiones dentro de las Big Tech Companies. Eso incluía las compras de WhatsApp e Instagram por parte de Facebook, la compra de Whole Foods por parte de Amazon y la compra de Waze por parte de Google.
  • La regulación de la venta de productos propios en las plataformas. El proyecto establecía un corte entre las empresas con ganancias de más de 25 mil millones de dólares anuales y aquellas que tienen entre 90 millones y 25 mil millones. Las del primer grupo tendrían prohibida la comercialización de sus propios productos en las plataformas web. Las del segundo serían sujetas a diferentes regulaciones para restablecer la competitividad dentro de su funcionamiento, pero tendrían permitido ofrecer sus productos.

La propuesta de Warren va de la mano de otro proyecto de la Senadora de Massachusetts: la Accountable Capitalism Act. El acta, presentada en 2018 en el Senado, propone forzar a las corporaciones a incluir representación de trabajadores en su mesa directiva, a la vez que reduce los incentivos para que las empresas paguen a sus accionistas en vez de reinvertir en producción.

Otra propuesta, mucho más radical, es la de aprovechar la gigante estructura de Amazon para convertirlo en un servicio público mediante una nacionalización. Los aspectos positivos de una medida como ésta serían la capacidad de fusionar el sistema de reparto de correos a nivel nacional, con la oferta de productos con la que cuenta la empresa de Jeff Bezos. De esa forma, el Estado garantiza que en una pandemia como la actual todos los ciudadanos tengan la posibilidad de acceder a los productos básicos sin necesidad de aglomeraciones en supermercados. Además, la fusión con el Correo permitiría a los trabajadores de esta empresa tener cobertura de derechos laborales.

Una eventual nacionalización también permitiría adquirir los servicios de la cadena de alimentos Whole Foods. Así, la estructura de reparto del correo se complementaría con el mercado de usuarios de Amazon y la oferta de alimentos y bienes básicos presentes en los supermercados.

En cuanto a Europa, en 2018 se envió un proyecto de regulación de algunos aspectos de las principales empresas de tecnología (Google, Amazon, Apple, etc.). La propuesta tenía un alcance relativamente corto. En suma, obligaba a las empresas a explicitar sus criterios para seleccionar la disposición de productos en la interfaz de su sitio (con el impacto que ello implica en los pequeños comerciantes, como explicamos más arriba), además permitía a los usuarios denunciar conjuntamente las prácticas “discriminatorias” de los sitios. Si bien resultaba un avance, la propuesta no disminuye en absoluto el nivel de arbitrariedad con que pueden manejar las empresas el espacio web de e-commerce, motores de búsqueda y app stores.

https://www.reuters.com/article/us-eu-tech/eu-moves-to-regulate-tech-giants-business-practices-idUSKBN1HX13T

5. Cambios en tiempos de Pandemia

Según una nota aparecida en el prestigioso medio británico BBC, las compras por internet en la pandemia se han disparado en un 90% en Estados Unidos y en un 82% en Europa. También los medios en Argentina han atendido este fenómeno,.

En una interesante nota del medio Bloomberg, reproducida por el diario Perfil, importantes consultoras mundiales advierten sobre la aceleración de las tendencias en relación al comercio electrónico. En la misma, la directora de operaciones de Mercadolibre pronostica que el comercio electrónico representará el 25% del total en la próxima década (Fuente www.perfil.com). 

Una nota de la revista Noticias se titula “El E-Commerce creció en cuatro semanas lo que estaba previsto para cuatro años”. Se destaca en primer lugar que el comercio electrónico es una de las pocas actividades que creció durante la cuarentena. Ya en el 2019, según un estudio de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, el comercio electrónico en el país había alcanzado un volumen de $400 mil millones en ventas. Pero, con la pandemia, el rubro pegó un salto. Según el mismo informe, ya había crecido un 76% del 2018 al 2019. Continúa: “En 2019 fueron vendidos 146 millones de productos, un 22% más que en el año anterior, a través de 89 millones de órdenes de compra (un 12% más que en 2018). El ticket promedio de compra fue de $ 4.500. Además, se destaca la maduración del canal online registrando una suma de más de 828 mil nuevos compradores.” El comercio online se vuelve una práctica cada vez más habitual para el país. 

También el artículo de Noticias revela información sobre Mercadolibre. Con el COVID, el 24% de los compradores hicieron más de tres operaciones. Los envíos se encuentran con sobredemanda y alcanzan un volumen de un millón cien mil diarios. Según el informe de Mercadolibre, se crearon un millón setecientos mil nuevos usuarios. También, lo que se revela una expansión del mercado electrónico. Con la pandemia, se duplicaron los compradores en rubros como salud, deportes y alimentos. 

En una nota en El Cronista Comercial, se detalla la facturación de MercadoLibre -a nivel general- en el primer trimestre de este año. Con 105 millones de artículos implicó un aumento del 27% interanual.  Sus ingresos netos alcanzaron los 652 millones de dólares, un aumento de más del 70%. Los datos positivos del informe impulsaron el valor de sus acciones hasta un aumento del más del 18%. Lo que posicionó a la empresa en un valor de 37 mil millones de dólares. 

En tiempos de pandemia, un servicio útil -y de rápido acceso- para las PYMES es el que ofrece TiendaNube. Esta empresa se dedica a ofrecer el soporte para armar tiendas online a cada comercio. De esa manera, con un costo mensual bajo, cualquier comercio puede armar su propia plataforma de venta por internet. Para las PYMES, es importante porque evitan la intermediación de Mercadolibre. Además, pueden integrar sus productos con este servicio, así como con las tiendas de Instagram y Facebook. En este tiempo, TiendaNube calculó que sus plataformas vendieron entre cuatro y cinco veces más que sus picos del 2019. Solo en las últimas dos semanas de abril dieron de alta cinco mil tiendas, lo que representa un aumento del 40% semana a semana.  Desde otra perspectiva, en las últimas dos semanas, se crearon un 300% de tiendas nuevas en relación al mismo tiempo de marzo. El mismo informe sostiene que las “tiendas nube“ vendieron un 150% más que en las primeras semanas de marzo. El volumen creció de 8 mil transacciones diarias a 20 mil. 

El escenario del comercio en Mercado Libre a Mayo de 2019

Nos parece ilustrativo para conocer los volúmenes de venta, vendedores y productos adjuntar una serie de gráficos. Estos fueron tomados de RealTrends, software especializado en el análisis y gestión de ventas para Mercadolibre. En caso de que el lector necesite más información, puede consultarnos o indagar en este tipo de programas. Una ventaja que tienen las plataformas es que, al dedicarse a recopilar información, se puede disponer de amplia información para su investigación. 

Abajo se adjuntan muestras de dos rubros distintos para ejemplificar. Por un lado, el rubro de Salud que, debido a la pandemia, modificó fuertemente su habitual dinámica. Se puede observar en este el drástico aumento de consumo y productos. También, se observa que los productos más vendidos se refieren exclusivamente a elementos ligados a la salud frente a la pandemia. Por último, a destacar, se encuentra la lista de principales vendedores con el volumen de facturación y cantidad de ventas. 

Adjuntamos una serie de datos del rubro de celulares, uno de los más importantes de MercadoLibre. En el primer gráfico se puede observar el aumento de productos en venta en el último mes. También, abajo del gráfico, se encuentra el ranking de los principales vendedores con el volumen de facturación y cantidad de ventas. 

6. Ganadores y perdedores

En esta sección queremos hacer un esquema sencillo de cómo se reparten los ganadores y perdedores con el esquema que ofrece MercadoLibre. 

¿Quiénes son los perdedores?

1.Comerciantes y pymes que se encuentran en una situación de desventaja para competir.

2.Consumidores. Situación de desamparo frente a problemas en las compras.

3. Posnet, Lapos y Bancos ligados. A partir de la plataforma digital-financiera de Mercado Pago la acumulación de divisas se hace dentro de su propio sistema. Además, comienza a disputar el mercado de compras con tarjeta. Para los bancos implica menos volumen de atesoramiento, que pasa a manos de Mercado Pago, y para Posnet/Lapos, un menor flujo de transacciones.

4. Economía nacional. Por la distorsión regresiva en la aplicación de impuestos privados favoreciendo a los grandes y perjudicando a los pequeños. Es una política que desincentiva la demanda y favorece la especulación financiera.

5. Las economías regionales, que resultan incapaces de competir con mercados reducidos o frente a mayoristas ubicados en Buenos Aires. Esos mayoristas cuentan con ventajas en logística y para ofrecer costos por traslados. Es interesante, en medio de la pandemia, la situación de Chubut registrada por el diario de Madryn. Según la nota, la Cámara de Comercio de Puerto Madryn propuso “frenar la entrada de productos comprados por MercadoLibre, que no tributan en la ciudad, ni en la provincia y que últimamente están llegando de forma masiva a la ciudad” https://www.eldiariodemadryn.com/2020/04/camad-quiere-restringir-envio-de-productos-de-mercadolibre/

¿Quiénes son los ganadores?

1. Grandes comerciantes. Favorecidos por la política de rankeo.

2. Actores financieros asociados con MercadoLibre para sus operativas financieras.

3. MercadoLibre.

7. Propuestas 

En términos de regulación de MercadoLibre como servicio público, el COVID también deja un antecedente. En sintonía con la política del gobierno, MercadoLibre se ocupó de respetar los precios de referencia establecidos y eliminó los productos con valores abusivos. Asimismo, mediante el cambio en comisiones, facilitó la compra de productos de salud. Si se pensara esta política no en términos excepcionales sino como una práctica usual, ¿cuánto facilitaría la implementación de políticas de comercio del gobierno?

Dada la novedad del tema, excepto los incipientes debates en torno a Amazon que ya tratamos, no existen antecedentes directos a los cuales apelar. El desarrollo de esta sección tiene la pretensión de ofrecer una serie variada de medidas tentativas.

  1. Mesa de diálogo Gobierno-MercadoLibre

En relación a las demandas de clientes -vendedores y consumidores- y también por la función como servicio público que cumple, debería antes que nada existir una mesa de diálogo entre el Poder Ejecutivo y MercadoLibre. En esta mesa se deberían poder canalizar inquietudes, propuestas y demandas que el Estado absorbe de la sociedad en general, o que permitan dinamizar el desarrollo del país. 

  1. Defensa del consumidor virtual

La primera medida a implementar es una área -o una defensoría- especializada estatal que pueda canalizar reclamos de los vendedores y clientes de MercadoLibre y otras plataformas virtuales. El sector más delicado es el de los vendedores. Miles de Pymes viven de MercadoLibre exclusivamente. Sin embargo, su existencia depende de no ser perjudicados por las medidas privadas y arbitrarias de esta empresa. Un error, un cambio de política, corre el riesgo de hacer desaparecer a cientos de pequeñas empresas sin que éstas tengan a quien reclamar. Una medida que parecería minúscula como un cierre de cuenta, retención de dinero en MercadoPago, cambio de clasificación, etc. puede representar un cambio abrupto para un comercio. Hoy la atención al cliente de MercadoLibre está enfocada a los medianos y, sobre todo, grandes comerciantes. Por el contrario, los pequeños comerciantes no tienen quién los escuche. Más allá de la atención particular de MercadoLIbre, esta función debe estar en manos públicas para un justo arbitraje que contemple la realidad específica de este tipo de plataformas. 

  1. Participación del gobierno en el directorio de la empresa

Una medida de mayor trascendencia que el punto 1 sería la participación en el gobierno en el directorio de la empresa. Esto permitiría conocer en mayor profundidad los balances de la empresa, pero también los indicadores del movimiento económico que solo ellos conocen. Además, permitiría indagar en el algoritmo de búsqueda, la principal forma de jerarquización de las ventas.

  1. Desmonopolización

Pensar una política de desmonopolización en una plataforma digital es complejo. Debido a la dinámica intrínseca de las plataformas, como se vio en la sección donde se desarrolla el tema, el efecto bola de nieve genera una tendencia hacia la concentración. Una política de desmonopolización tendría que ser pensada, más bien, en la segmentación de rubros. Por ejemplo, que MercadoLibre no pueda funcionar en el rubro inmobiliario, de autos, etc. Es decir, no permitir ampliaciones horizontales. 

También es posible retrotraer de forma urgente el permiso de MercadoLibre para hacer de MercadoPago una billetera electrónica con tantas funciones. 

  1. Nacionalización

La opción de mayor alcance sería su estatización. El antecedente para pensar una política de este estilo son la ola de nacionalizaciones de servicios públicos en todo el mundo durante la posguerra. Luego de 1945, para la planificación del desarrollo económico, imperó como paradigma económico la visión de la necesaria estatización de los servicios públicos (agua, electricidad, ferrocarriles, correo, etc.). Al cumplir una función estratégica en la sociedad, los Estados consideraban que no podían estar dirigidos por el afán de lucro privado. Con la estela de este antecedente, se podría pensar en una estatización. 

8. Conclusión

La intención del documento fue presentar la emergencia de un asunto público estratégico. Con la mayor cantidad de datos e información posible, se intentó describir el fenómeno de Mercadolibre. Para eso utilizamos el marco teórico que ofrece el “capitalismo de plataformas” elaborado por Nick Srnircek . 

A partir de los datos y el análisis aquí planteados, consideramos necesario que el Gobierno considere a MercadoLibre como un servicio público.

El mundo se encuentra atravesando una extensa transformación tecnológica cuyas consecuencias todavía son inciertas. La pandemia no ha hecho más que acelerarla.

Todas las revoluciones tecnológicas implicaron innovaciones en materia de regulación pública y este caso no debe ser una excepción. En una situación extraordinaria como la que vivimos, el mercado se muestra ineficiente a la hora de resolver necesidades sociales. Por el contrario, la planificación estatal se mostró necesaria.

El comercio electrónico es un fenómeno relativamente reciente. Su crecimiento va en aumento exponencial a nivel mundial. Si a este fenómeno se lo combina con el desarrollo de las plataformas y sus tendencias monopólicas, las proyecciones son claras. En pocos años contaremos con un comercio electrónico con un peso importante en la economía nacional, pero al mismo tiempo dominado -en su intermediación, pero no solo- por una única empresa.

Como todo servicio público monopolizado, Mercado Libre debe ser regulado.

Como tentativamente desarrollamos en su sección, las opciones son varias e incipientes: la estatización, la participación del Estado en la empresa, la creación de órganos de defensoría, el desmembramiento en varios sectores, el fomento de la agremiación de los distintos actores participantes, etc. 

Se entiende que Mercado Libre y las nuevas tecnologías no necesariamente deben ser perjudiciales, ni tendrán como consecuencia la desigualdad social. Las herramientas de la nueva economía pueden ser palancas potentes para incidir en la transformación social en un sentido más justo.

La plataformas de un comercio electrónico regulado podrían fomentar fuertemente a las pymes, dar un impulso federal, impulsar las innovaciones productivas, etc.

Con el presente texto se intenta comenzar a buscar soluciones antes de que las relaciones hayan madurado y sea más compleja su modificación.

Fuentes

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es axjUdc6Z978LTFHzPcX75w7GTPIuEp-fGb7739QFvvBMOY6jSQbs-hydOZjidHDK1to-zsOHYdqLLz1gamAV1EFoqXduoLCH_9I132C0oNcJ9RFO9eMexXoSBODt53zqBf2CxZPA