Jorge Aleman: «Cristina sabe que se impone fundar un nuevo contrato social»

Desde los tiempos de Maquiavelo sabemos que en la política existe una fuerte conjunción entre la improvisación de la realidad y el esfuerzo subjetivo por dominarla y aprovechar sus golpes de timón.

La fortuna esta vez dispuso que días antes del anuncio de Cristina Fernández de Kirchner acerca de su candidatura a vicepresidenta acompañando a Alberto Fernández, Jorge Alemán (psicoanalista, escritor) brinde a Sociedad Futura una entrevista analizando, entre otras cosas, la estrategia de la expresidenta como líder de la oposición. La realidad nos interpela, por lo tanto, a dar a conocer una lectura  que apela a la actitud de CFK como “jefa de Estado” y como una aguda lectora que anticipa la necesidad de refundar los soportes de la Nación argentina.

En la conversación que llevamos a cabo también nos brindó su interpretación sobre la realidad argentina reciente, las próximas elecciones y los sucesos posteriores a las elecciones de España, país donde reside.

Juan Delgado

1- Nuestra primera pregunta tiene que ver con tu análisis de la situación política argentina.

¿Qué análisis realizas de Cambiemos a pocos meses de las elecciones? Soles escribir mucho sobre el neoliberalismo como gobierno de la subjetividad ¿Qué rol han tenido en el bloque de poder actual el papel de los medios de comunicación y el capital financiero? 

En el caso de Argentina además de los dispositivos típicos del neoliberalismo, donde el propio trabajador es “culpable” de su propia desposesión,  se trata siempre de que sea  un “deudor” culpable de una herencia de derroche. A todo ello se sumó el antiperonismo clásico, núcleo reaccionario donde cualquier justicia popular es interpretada como «financiación de vagos». Y por último el odio a Ella y su voz, este último factor articulado al rechazo inconsciente a lo femenino.

2- Vos diferenciaste una forma de pobreza o de habitar la pobreza muy distinta a esa mirada decimonónica dickensiana que la mayoría tenemos que la ubica como un lugar de carencia. Ahí hay un vínculo que se puede hacer con uno de los núcleos temáticos del sujeto conservador típico que siempre está dispuesto a la denuncia contra los pobres a partir de poner en duda esa situación de carencia y hacer de esto una línea de ataque en la que los pobres urbanos son una suerte de parásito social que le impide a este país resurgir. ¿Qué observaciones harías al respecto?

La lógica del “consumidor – consumido” se ha introducido en el mundo de la pobreza. La pobreza ya no es sólo lo que Marx afirmaba, «la no satisfacción de las necesidades materiales»; ahora lo que Lacan llama “el plus de gozar” impregna la pobreza con drogas, armas, marcas falsas, y diversas formas de satisfacción que constituyen una suerte de inercia social. Antes la pobreza era un menos y ahora existen distintos tipos de excesos. De allí que el evangelismo avance como “supuesto regulador de los mismos”.

3- En otra entrevista mencionaste que pudiste charlar con Cristina sobre tu libro Horizontes neoliberales en la subjetividad. No sé si pudiste leer su libro, pero ¿qué opinas de su discurso actualmente frente al caos macrista y la desintegración de ciertas instituciones de la vida social, como el escándalo del Poder Judicial?

Durante  la presentación de su libro habló como una auténtica jefa de estado, que sabe que no hubo solo un «gobierno malo » sino que se destruyeron los propios soportes de la Nación y que en principio, se impone como  necesario fundar un nuevo contrato social. No habló sólo para los propios, sino para toda la población, si es que existe algo así como “toda la población”.  En esa lógica, era necesario hablar de un contrato lo más amplio posible, ese tipo de contratos que la autodenominada izquierda repudia porque los ve conservadores. Sin embargo, esa supuesta izquierda no es creíble, si fueran a hacer todo lo que ellos proclaman no podrían decirlo; sabrían, que no es posible anticiparlo.

4- Recientemente hubo elecciones en España. ¿Qué opinión tenés del mapa político español actual? Podemos ha perdido una buena parte de su base electoral pero tiene la posibilidad de formar gobierno con el PSOE. Por otro lado, ¿cómo ves a Iglesias y Errejón individualmente?

No creo que el Psoe establezca un acuerdo orgánico con Podemos, hará acuerdos puntuales. Al menos se impidió el triunfo de la derecha.

Lo de iglesias y Errejón, me refiero a su pelea, tengo solo una palaba: lamentable. Pero esto que digo siempre está referido a un horizonte histórico donde reconozco que Podemos transformó de un modo determinante la historia contemporánea de España.

5- También en estas elecciones españolas apareció con fuerza Vox, un espacio que representa a los sectores más conservadores y reaccionarios de la población. ¿Lo ves como parte de un fenómeno global? ¿Qué fundamentos encontrás para la aparición de movimientos semejantes en muchas partes del mundo?

Sí, es parte de un fenómeno global por un lado: el desarraigo del capitalismo globalizado invita al retorno a las identidades fuertes. Pero no es solo eso, cada sociedad está habitada por una suerte de fascismo social, distinto del fascismo histórico, que cada tanto se reactualiza y que ya no se va a ir nunca del todo.   En el caso de España, se añade el franquismo siempre latente y nunca afrontado por el deber de memoria histórica. Y por último,  la irrupción del feminismo que ha tocado la impotencia masculina y que la ultraderecha simula resolver con su prepotencia fálica.