Mayo 68 en el contexto del pensamiento económico francés – Martín Burgos

Print Friendly, PDF & Email

Presentamos la exposición que realizó el economista Martín Burgos en el marco de las jornadas por los 50 años del ciclo de luchas de mayo de 1968. Burgos realizó sus estudios de posgrado en Francia y hoy dirige el departamento de Economía del Centro Cultural de la Participación.

Mayo 68 en el contexto del pensamiento económico francés.

por Martín Burgos,

 

 

Los eventos de 1968 se enmarcan en lo que se consideran los 30 años gloriosos de la economía en Francia (1945/75), en el cual el régimen de acumulación fordista conoce grandes líneas de consenso sobre la política económica keynesiana y la necesidad de planificación con fuerte presencia del Estado más allá de los numerosos cambios de gobierno. Como lo señala Piketty en una nota reciente (“Mai 68 et les inégalités”), si bien Francia conocía un crecimiento económico de 5% anual, este no tenía efecto sobre la desigualdad social, lo que se convertirá en el caldo de cultivo que pudo aprovechar el movimiento estudiantil. Los efectos del mayo francés sobre las condiciones de vida de los trabajadores fueron muy favorables, no sólo en términos salariales (Acuerdos de Grenelle) sino en sus condiciones de vida (programa de erradicación de las villas miserias a partir de 1970).

La planificación de la economía capitalista es uno de los temas que va a agitar el debate alrededor de autores como François Perroux que era el economista francés más reconocido entonces. En los años 60, el marxismo tenía dificultades en penetrar las universidades francesas, y más aún en las facultades de ciencias económicas. Hasta entonces, el Partido Comunista Francés (PCF) era uno de los únicos proveedores de economistas marxistas, entre los cuales se destacó Paul Boccara que a través del concepto de Capitalismo Monopolista de Estado dará lugar a las primeras lecturas del capitalismo en perspectiva de regulación y con una postura crítica hacia la planificación estatal.

Gerard Destannes de Bernis (Grenoble) y Charles Bettelheim (Paris) serán los dos alumnos de doctorado de Perroux que tendrán un papel muy importante en la introducción de un marxismo económico “académico”, críticos de lo que ocurre en la Unión Soviética. La influencia de las demás ciencias sociales francesas sobre esa generación de economistas, entre los cuales se destacan las de Fernand Braudel (historia) y Louis Althusser (filosofía), será notable. En particular, este último con sus lecturas del Capital tuvo notable repercusión en el ambiente estudiantil previo al mayo francés.

Tanto De Bernis como Bettelheim estarán muy involucrados con los debates sobre la descolonización y los procesos de desarrollo económico, y partícipes de la revista Tercer Mundo (Tiers-Monde), nombre inventado por otro economista francés, Alfred Sauvy, en alusión al Tercer Estado del Antiguo Régimen. Mientras Bettelheim sostendrá desde una perspectiva crítica al estalinismo fuertes debates dentro del marxismo, De Bernis, más cercano al PCF y muy influenciado por Celso Furtado entre otros economistas del desarrollo, continuará con las perspectivas regulacionistas empezadas por Boccara, y formará más adelante la escuela de la Regulación de Grenoble (GRREC). Con la independencia de Argelia, pondrá en práctica como consejero económico del nuevo gobierno su concepción de las “industrias industrializantes”, ella misma hija del concepto de “polo de desarrollo” de su director de tesis Perroux.

En 1964, las ediciones Maspero (muy importantes en la difusión de las ideas marxistas de la época) lanzarán la colección “Economía y socialismo” dirigida por Bettelheim con un libro de su autoría. “Planificación y crecimiento acelerado” recoge varias de sus conferencias dadas en Argel, La Habana, Belgrado, entre otros, en la cual empieza a hacer hincapié en el carácter transicional de la planificación, es decir poner el eje sobre el sentido que le quiere dar la sociedad. Este ejercicio lo realizará para el caso de China en “la construcción del socialismo en China” publicado en Maspéro durante el año 1965 y se pondrá de nuevo de manifiesto en 1968, cuando Bettelheim sostendrá con Sweezy un debate sobre la primavera de Praga. En sus escritos, tomará nota de la crisis del bloque del Este y además replantea los debates en términos binarios de Plan y Mercado al estilo de Oskar Lange, asumiendo que cada formación socioeconómica transita hacia alguno de los dos modelos.

En 1969, nace el gran debate sobre el intercambio desigual que el mismo Bettelheim sostendrá como profesor de la tesis de Arghiri Emmanuel, debate en el cual se vuelve central la perspectiva tercermundista y se sostiene a partir de la obra de autores como Raul Prebisch. El libro de Emmanuel, “El intercambio desigual”, publicado en 1969 por Maspero, será seguido por varios libros importantes de esa generación como “La acumulación a escala mundial”, libro clave en la obra de Samir Amin.

El mayo francés tendrá influencia en numerosos autores de la época, entre los que se cuentan los grupos vinculados a la recientemente constituida Liga Comunista Revolucionaria (Pierre Salama y Phillipe Valier). Este grupo, sensibilizado a los debates en el Tercer Mundo (Furtado dirigió la tesis de Salama sobre el modelo de industrialización por sustitución de importaciones en Argentina), llevará adelante la revista de economía marxista más importante fuera del ambiente del PCF, “crítica de la economía política” editada por Maspero a partir de 1970. Posteriormente, Vallier y Salama tendrán gran éxito con su “Introducción a la economía política”, traducida a varios idiomas.

En conclusión, el mayo francés fue una puerta por lo que entraron numerosos marxistas en las universidades, que luego pudieron consolidar su presencia en los ámbitos académicos: Amin, Emmanuel, Salama, Valier, Suzanne de Brunhoff, pero también Palloix y Duménil serán los que se sumarán a esa ola. En la mayoría de ellos, la cuestión del tercer mundo se vuelve muy relevante. Aparece como clave en las discusiones sobre el intercambio desigual, este último renovando la teoría del imperialismo de Lenin, y generando un gran entusiasmo en los mismos países dependientes (teoría de la dependencia y distintos aportes como el del argentino Oscar Braun).

El otro gran eje de discusión de ese período es la concepción de la planificación en la economía capitalista, tan presente en autores como Perroux, que dejará lugar a la cuestión de la regulación de la economía capitalista. No deja de resultar paradójico que el Mayo francés se realice en el mejor momento económico de Francia, y que el régimen de acumulación fordista entrará en crisis a los pocos años. Pero tampoco resulta extraño que la mejor interpretación de esa crisis la realizará la generación siguiente de marxistas (Aglietta, Boyer, Coriat), influenciados por los autores citados en esta nota, y constituyendo la versión parisina de la “escuela de la regulación”.