Para derrotar al macrismo

La sociedad argentina se encuentra frente a una verdadera encrucijada respecto a su destino como colectivo nacional. Parte importante de ella pasa por el resultado de las elecciones de este año. El próximo domingo entrarán en disputa dos variantes del capitalismo, siendo la del actual gobierno nacional nítidamente la más reaccionaria y perjudicial para las mayorías populares argentinas.

Los últimos cuatro años han significado para la mayor parte de la sociedad un claro retroceso en términos económicos, sociales y políticos. Se ha desarrollado un modelo afín a intereses de un sector minoritario del empresariado y caracterizado por una incesante fuga de capitales. La pobreza, desempleo y demás indicadores sociales han tocado fondos históricos. Asimismo, el rol jugado por poderes extranacionales como los Estados Unidos y el Fondo Monetario Internacional erosionó el resguardo de autonomía político económica adquirida durante los años del kirchnerismo.

La democraticidad del Estado y la sociedad argentina, por otra parte, han sido puestos en jaque por una multiplicidad de maniobras enarboladas por el Gobierno Nacional. Alcanza con mencionar la persecución a opositores mediante la alianza mediático-judicial, la manipulación de datos y preferencias personales de los ciudadanos mediante las herramientas big data y el particular halo de sospecha que recubre la transmisión de los resultados del proceso electoral del próximo domingo, hecho insólito desde el retorno de la democracia en 1983.

En este contexto, Sociedad Futura, en tanto espacio de reflexión identificado y abocado a contribuir a una cultura socialista que transforme las relaciones sociales en un sentido emancipador, considera que es equivocado refugiarse en visiones doctrinaristas. En ese sentido, llamamos decididamente a votar al Frente de Todos como la opción que nos acerca más a los objetivos mínimos del programa socialista, que son las tareas de democratizar la sociedad y el Estado y como la única alternativa para desplazar a la derecha del poder político.