Ricardo Abduca: Entrevista inédita a Jorge Tula

En esta oportunidad presentamos una entrevista que le realizara el antropólogo Ricardo Abduca a Jorge Tula en otoño del 2008. Son más de cinco horas de conversación que logramos transcribir y editar. Es parte del material que llega a nuestras manos gracias a la investigación que realizamos sobre la Biografía intelectual de Jorge Tula.

La idea rectora que nos motiva es restituir un nombre silenciado, que a veces él mismo puso tras bastidores, y que, consideramos, cumplió una labor inmensa para la divulgación de la cultura de izquierda, y la formación política de nuevas generaciones. Sin contar con su trabajo editorial.

Este material consta de más de 50 páginas, pero para una revisión rápida resumimos en 3 carillas el comienzo de esa entrevista, que esperamos despierte el interés en su lectura completa. Van a encontrarse con datos sobre el trabajo en las traducciones de los libros El Capital y los Grundrisse, el periplo de los Cuadernos de Pasado y Presente, su labor como traductor y editor, momentos de su vida como fue la cárcel o el exilio, la creación de la editorial Siglo XXI, su paso por el Partido Socialista, la última labor editorial (El pequeño libro socialista, Revista Socialista), su relación con el maestro Alfredo Bravo, etc.

Para leer este material se requiere una cierta dosis de paciencia, ya que al tratarse del encuentro de dos intelectuales de fuste, cada argumentación que daban los llevaba a nuevas anécdotas, produciendo una ramificación de datos, personalidades, y hechos, pero que al final nos termina dejando riqueza cultural, y en nuestro caso, el apetito por continuar esa labor.

Maximiliano Suárez

Para acceder a la entrevista completa haga click aquí

Abduca, Ricardo: Qué es lo que dice (Miguel) Murmis?: “Lo importante es darse cuenta que por los prólogos, y por las ediciones que estaban al cuidado de…”

Tula, Jorge: usted sabe que estaba con un amigo, Horacio Crespo, estábamos trabajando con la idea de publicar todos los textos desparramados de (José) “Pancho” (Aricó), para hacer una edición de sus obras completas, entonces decía: el Diccionario de (Norberto) Bobbio, que lo sacamos en México

A.: De Política?

T.: Diccionario de Política de Bobbio. No sé por qué razón, decidimos incorporar vocablos latinoamericanos, en la edición en italiano no estaban, “Anarquismo latinoamericano”, “Reforma Universitaria”  

A.: Esos (quién) los escribió?

T.: Bueno, esos se los fuimos pidiendo a determinada gente, y algunos los escribió Pancho, y otros los escribí yo. El editor del Diccionario fui yo, prácticamente. Nadie lo sabe. La mayoría del Diccionario lo traduje yo. El que se encargó de la edición, el que tramitaba más  me encargaba de la edición, Hacíamos como acuerdo entre los dos, en realidad no necesitábamos acuerdos, porque nos conocíamos tanto, teníamos tanta afinidad intelectual que cualquier cosa que dijera yo o Pancho, era lo mismo para el otro. Entonces, algunos de los textos que escribimos, decidimos no firmarlos, y los firmamos como comité editorial. Todo lo que está firmado en el primer volúmen como comité editorial, lo hicimos o Pancho o yo. Crespo creía que “Anarquismo Latinoamericano” lo había hecho Pancho, y lo hice yo. En el caso de los “prólogos”, dio la casualidad que estaba viendo un libro que sacamos en México, sobre los Grundrisse, el libro de (Roman) Rosdolsky (Génesis y estructura de El Capital de Marx <estudios sobre los Grundrisse>) Un trabajo editorial que sólo una editorial como Siglo XXI puede hacer, es decir, no puede ser que un tipo como yo, pueda perder una mañana en encontrar una cita, y en el libro de Rosdolsky debe haber más de mil citas

A.: la verdad que la de ustedes es una obra fenomenal y dispersa, entre notas, posfacios  cuando yo empecé (mi trabajo sobre ) al principio fue la charla con Miguel (Murmis), cómo empieza  paralelamente a los Cuadernos (de Pasado y Presente)   .mi primera pregunta es cómo es esto de Marx en Argentina? Él me dice, bueno, está la Editorial Signos, además yo traía el capítulo inédito (de El Capital de Marx) y primero lo traje a Signos, y después se reeditó en Siglo XXI, que existía Signos, que ahí está Tandeter. Otra intriga mía era cómo se hacía en la época de Onganía y uno ve Marx-Engels-Werke tomo tanto, edición rusa, edición italiana, es decir cómo el campo popular consigue estas cosas, por supuesto CONICET, Fundación X, todo eso, no? Y hasta donde él sabía, Tandeter hizo un viaje a Europa, consiguió material y textos que trajo de ese viaje, y consiguió una edición que todavía estaba por salir, de la edición de los Grundrisse rusa. Y que cuando Orfila Reynal funda la sucursal de Siglo XXI Argentina, entonces Aricó se va de Córdoba a Buenos Aires, no?

T.: Puede estar equivocado en algún momento, pero  

A.: Sí, en cuanto a fechas, primero me contó cómo se sumó él. Le enseñó alemán un tipo que había sido espartaquista.

T.: Mirá. Pancho viene acá a mediados del ‘ 70, eso lo sé porque yo vengo a principios del ´71. Yo no soy de la generación de Pasado y Presente “primera época”, pero nos conocíamos ya. Yo formaba parte de un grupo político que había quedado allá en Córdoba, había quedado esa sucursal del grupo de Silvio Frondizi, Praxis.

A.: O sea hasta entonces ustedes tenían todo abierto?

T.: Hasta el 2 de abril, sí.

A.: Y editando? En la época de Isabelita, López Rega?

T.: Sí, sí, sin duda. A partir de ahí se trastoca todo. En esos años de acoso a Siglo XXI cuando salían los libros para distribuir en las librerías, le confiscaban los libros, hasta que deciden cerrar. Ahí se produce un impasse, porque, a partir de esa anomalía, se empiezan a sacar cosas de Siglo XXI de una manera semioculta, u oculta, para otros lados, digámoslo así, a efectos de resguardar ciertas cosas que… por ejemplo, te cuento una anécdota, la edición del capítulo uno de (El Capital de) Marx…  . los últimos volúmenes se editan en México, pero no podíamos sacar el volúmen 8 en México, por una razón, que es una anécdota formidable, digamos…

A.: Los índices?

T.: No, bueno, por las “notas del editor”.

A.: De (Pedro) Scaron?

T.: Claro, las notas de “Perico”, porque las notas del editor estaban en el último volúmen del libro, porque estaban en el 3, el 5, y tenían que estar en el 8.

Pero no podíamos sacar el 8. Por qué no teníamos las notas de editor, por el quilombo del golpe de estado. Entonces con Pancho decíamos, entre nosotros, tenemos que hacer algo. Y no lo podíamos hacer nosotros porque hay notas que anda a saber qué mierda quería poner Perico, y en otras no teníamos ni la más puta idea. Entonces estábamos en un callejón sin salida, no sé por medio de quién, y alguien dijo que quizás estaría en Francia, y de Siglo XXI España, un mexicano que vivía en España, uno de los socios de Siglo XXI México, (Faustino) “Tino” Lastra, se pone en la pesquisa, para tratar de encontrarlo a Perico, y lo encuentra en no sé qué lado. Y recién ahí entonces podíamos sacar el número 8 de El Capital.  .Los tres salieron en el ´75 según versa acá. El volumen 4, 5, y 6 salen en el ´76, y el volumen 7 sale en el ´77, y el volumen 8 sale en el ´81. [ ]

A.: Bueno, de las ediciones que uno tiene, donde está el copyright dice cuándo salió cada uno. Pero lo que yo le preguntaba a Murmis, porque hay tres prólogos a cada tomo, de (la traducción de) Scaron, un prólogo al primero, un prólogo al segundo, y el tercero tiene el posfacio del editor. Mi pregunta era, porque en el primero él dice “la colaboración de Miguel Murmis…”, incluso Murmis no sabía que lo mencionaba  dice Scaron en el tomo 1 “ para establecer el vocabulario”, yo le preguntaba si habían establecido esta cosa del vocabulario sociológico en castellano, por ese lado… y dice que no. Él tradujo las primeras páginas, entonces Scaron dice si era muy flexible con respecto a una “norma de Engels”, porque hay un texto de Engels “Como Marx no debe ser traducido”, eso lo cita Scaron… que es un muy buen principio. “Elegimos tal palabra en la lengua de destino, mantengamosla una y otra vez, cada vez que la misma palabra aparezca en la lengua fuente” . El asunto es que él habla, el único que en esto se refiere a la situación personal, dice algo así como “…al contrario de lo que dicen otros editores, claro, editores comunistas, nosotros mencionamos que nos apoyamos en buena medida en el trabajo de Riazanov, y otros, y localizamos citas que no están en ninguna edición, y eso que no tenemos una biblioteca tan enorme, y que tuvimos una emigración involuntaria…”, está hablando de la situación del exilio.

T.: Eso lo dice en el posfacio?

A.: Claro. Y dice ”y tenemos que trabajar en una biblioteca…”

T.: Claro, eso lo habrá escrito en el pueblo donde vivía, sé que vivía en un pueblo chico, una ciudad chica de Francia. [ ]

A.:  uno tendría que ir a buscar (en el libro) las Guerras campesinas en Alemania de Engels, porque la raíz está ahí, “cada fracción de clase tiene su grupo teológico”, en los Huteritas, que tiene que ver con los Amish en los EEUU, en Pensilvania. Otros tipos de las Bruderhof van a fundar esto al Paraguay, una utopía anarquista cristiana que se emplaza en Paraguay, y se relaciona con el anarquismo uruguayo. Está en el Uruguay primero, y tiene buenas relaciones con sectores anarquistas uruguayos, ahí se suma Scaron y se va también al Paraguay, con uno de los objetivos de esta estancia, pero también para aprender bien el alemán. Parte de esta historia me la han contado. La pregunta es qué tenés presente de esto, y cómo llega Scaron a la Argentina?

T.: Cómo lo pudimos haber contactado a Perico? Nosotros teníamos algunos traductores uruguayos… ahora no me acuerdo quienes eran.

A.: Porque esta persona parece un ave muy rara, no? Muy poco conocida que digamos .