Entrevista a Renan Guedes Sobreira: «los demócratas podríamos aprovechar para hacer algo, pero hay que superar el miedo»

Esta entrevista se realizó en el marco de una serie de «desayuno y debates» que realizó Sociedad Futura en los últimos meses como iniciativa de Giuliana Mezza. En este caso, el motivo fue el reciente triunfo de Jair Bolsonaro en Brasil.

Algunas de las preguntas que se tomaron como ejes para el desayuno fueron: ¿Estamos asistiendo a una reedición del fascismo, se trata de Populismos de derecha, o de un neoliberalismo autoritario? ¿Qué implicancias tiene para la región este giro político ideológico? ¿Cuál es el impacto que esta nueva coyuntura puede generar en América Latina y en el escenario internacional?

Estos temas también se trataron en la entrevista.

Renan Guedes Sobreira es un funcionario del Tribunal de Justicia de Paraná (Curitiba, Brasil), Magíster en Derecho Constitucional por el CEPC (España) y posgraduado en Derecho Parlamentario por la UNAM (México)


RGS – En los momentos de interpelación, momentos de politización, yo creo que los demócratas podríamos aprovechar para hacer algo, pero hay que superar el miedo, ¡están todos amedrentados!
Giuliana Mezza- ¿ por lo que decís, pensás que el PT (Partido de los Trabajadores) no es la herramienta idónea para hacerlo, para interpelar?
RGS- En Brasil las personas rechazan los partidos. Las personas ya no creen en los partidos de los políticos profesionales. Desde hace 10 o 15 años muchos políticos intentaron crear nuevos partidos para dar ese tipo de respuesta, pero no funcionó. Son los partidos. El problema que hay son los partidos. Después que se crearon algunos movimientos. Hay un joven presentador en un programa de televisión, Luciano Huck, que tiene muchísimo dinero y creó un movimiento para que personas que quieren candidatearse a algo y no tienen financiación, que se presentaran ante él, y él los financiaba. Pero en Brasil, para ser candidato tienes que estar en un partido. Esto no solucionó el problema.
GM- ¿no hay candidaturas independientes?
RGS- No. Hay una propuesta de reforma política para crear candidaturas independientes, y eso está ganando mucha fuerza. Las candidaturas independientes yo creo que también están ganando mucha fuerza por la frustración en los partidos.
GM- y al mismo tiempo esa fragmentación del sistema de partidos políticos que decíamos antes, que haya 30 partidos en el Congreso, hace que la nueva propuesta de un nuevo partido político sea una más entre mil.
Julia- ¿Los movimientos sociales relacionados a la cultura, y el rol de los artistas? ¿Los movimientos Fora do Eixo (Fuera de eje), Mídia Ninja (Media Ninja), que están muy aliados, ahora, con Caetano (Veloso), y (Chico) Buarque? ¿Eso tiene un impacto real en la sociedad, o solamente es algo que sale en las redes sociales y nos enteramos? ¿O es que tenemos un micro – clima cultural? ¿Es un micro – clima?
RGS- No, la población, en modo general, mira a Caetano y Chico Buarque como los viejitos de buenas dentaduras, no es algo que se tome en serio. Lo que nosotros vemos con buenos ojos no genera un impacto social. Chico Buarque no está viviendo en Brasil, él vive en París. Cuando empezó toda esta cuestión de Bolsonaro volvió a Brasil para hacer campaña por (Fernando) Haddad. ¡No hizo un impacto en nada!
GM- al mismo tiempo, en este escenario, parecería ser un terreno fértil. Estamos diciendo que ya la gente no cree en los partidos tradicionales, bueno esa no es una opción, como enmarcarse ahí, la cultura como un espacio para construir y de ahí aprovechar.
A, RS- Es que yo creo que tenían un potencial hace algunos años, ¡y lo que terminaron haciendo fue aliarse con el PT, y con los más viejos!
RGS – Exacto.
A, RS- ellos eran un movimiento que agrupaba a un montón de jóvenes, que era distinto, que tenía otra narrativa, otro relato, un potencial enorme, pero en la campaña terminaron con los viejos.
RGS – Sí. Algunos artistas que tienen más influencia en la población ahora estaban haciendo la campaña de Haddad, y eso genera desconfianza, ellos no creen en un artista que se compromete con los partidos, pero al mismo tiempo es la única posibilidad.
GM- Claro, si el sistema no habilita otra cosa, en algún momento tenes que tomar posición.
RGS – sí, claro. Mismo los artistas que nunca se manifestaron partidariamente, políticamente si pero no partidariamente, ahora estaban haciendo la campaña de Haddad, y eso no generó impacto alguno. Las personas no creen en quien se afilia a los partidos y de quien participa de esa política partidaria. Al mismo tiempo no hay otro modo.
GM- claro, es un poco como un callejón sin salida.
RGS – si, exacto. Y también hay mucha desconfianza con los artistas en Brasil, porque se tiene una idea de que los artistas son personas que se aprovechan financieramente para ganar mucho dinero, y que no contribuyen en nada para el país. Se tiene mucho esa imagen, sabes. Y bueno, algunos contribuyen para eso. Cuando Chico Buarque se fue a vivir a París, eso la gente lo ve mal, es como que le echas más leña. Un artista plástico, que es muy famoso en Brasil, Joao Machado, también se fue a vivir a París, nuestros artistas que se fueron a trabajar a Hollywood, Rodrigo Santoro, Sonia Braga, no pueden vivir en los Estados unidos, la salida de los artistas también cae muy mal para la sociedad. Entonces es una gran sociedad de desconfianza, todos desconfían de todos. Y así no hay manera de avanzar, de construir una sociedad sin un mínimo de confianza, las personas tendríamos que creer en algo, ¿no?
GM- Sí, hay como un sentimiento muy fuerte de disgregación. La desconfianza mina todo lazo social. En ese sentido los proyectos colectivos parecen no encajar. Es una pulsión destructiva.
A.I. – Yendo un poco al tema de los Medios de Comunicación. ¿Cómo está O Globo con la victoria de Bolsonaro? ¿Están cruzados? En el segundo cuerpo de Medios, en el que los evangelistas están explícitamente con Bolsonaro,  hubo una pelea muy fuerte.
RGS – sí, porque hay dos grupos de televisión en Brasil, que están muy ligados con los evangélicos, la Record TV y la SBT, que es el Sistema Brasileño de Televisión, que son dos grupos muy fuertes y muy conservadores.Bolsonaro también se aprovechó de eso. Incluso el dueño del Grupo Record TV, que es un sacerdote de la Iglesia evangélica (Edir Macedo, fundador de la Iglesia Universal del Reino de Dios), es un hombre de muchísimo dinero en Brasil, que también financió la campaña de Bolsonaro. Y la O Globo siempre estuvo entrelazada con los gobiernos, históricamente, es un grupo económico fuertísimo, que siempre estuvo en el poder, está muy acostumbrada a lidiar con el poder, participa de toda la vivencia cotidiana de los presidentes. Porque, claro, también depende de las concesiones del gobierno, y después el gobierno te da la concesión para que continúes trabajando como emisora. O sea, estás en las manos del gobierno. Y Bolsonaro dijo que le va a quitar esas concesiones a O Globo, porque tiene que favorecer ahora a sus grupos evangélicos, de la Record TV y la SBT, pero la O Globo hoy es un monstruo que nadie lo controla más. Han creado un monstruo que salió de su control. Si antes la O Globo estaba pasivamente, con los gobiernos estaba todo muy bien, estaba todo muy tranquilo, ahora creo que vamos a descubrir la verdadera fuerza de O Globo, ya que está haciendo oposición. Una periodista del Grupo O Globo fue acompañar, esta semana, un acto de Bolsonaro, y los periodistas fueron sacados del lugar, la policía quitó el móvil a la periodista, sus equipos de trabajo, todo, ¡y eso es de O Globo! O sea, ya está ocurriendo ese tipo de confrontación. Y al mismo tiempo O Globo está al mismo tiempo en sus telejornales haciendo una campaña fuerte, todo lo que Bolsonaro dice que va hacer bueno, la O Globo muestra un reportaje para decir que eso no es bueno por tal y tal motivo, está intentando deconstruir el discurso de Bolsonaro.
GM- eso también es interesante, como venimos analizando la emergencia de estas figuras, como de alguna manera siendo apañadas por los grandes medios de comunicación, este sesgo que permite que estos discursos tengan cobertura mediática, ¡y en este caso es a pesar de los grandes Medios!
RGS- Si, sí. Y O Globo se quedó en una situación muy delicada, porque no quería hacer la campaña del PT, quería comprar al candidato Haddad, porque el pueblo estaba muy distanciado de Hadad, pero también no podía apoyar a Bolsonaro. Entonces lo que O Globo hizo fue intentar deconstruir el discurso de Bolsonaro, y no hacer nada respecto de Haddad, entonces Bolsonaro tenía el apoyo de la Record TV y SBT, que son las dos cadenas más grandes de Brasil, y Haddad no tenía nada, eso también comprometió mucho, en la campaña, al sistema electoral.

Desgrabación de Maximiliano Suárez