Mario Tronti: [Inédito en castellano] «Cotidianeidad y Sociabilidad»

[Mario Tronti es un filósofo y político italiano. Se formó en el Partido Comunista Italiano (PCI) pero fue también uno de los promotores centrales del autonomismo.

Participó en los Quaderni Rossi con Raniero Panzieri y, luego, en Classe Operaia con Toni Negri. Su principal libro «Obreros y Capital» es , en mayor parte, una recopilación de artículos de estos años.

Recientemente, la figura de Mario Tronti ha cobrado vuelo en el mundo de habla hispana. Pablo Iglesias lo ha entrevista para su programa de La Tuerka. En Argentina, en el año 2017, se ha publicado «El enano y el autómata: la teología como lengua de la política».

Hoy traemos este texto corto inédito en castellano gracias a la traducción de Luciano Blengino. Fue publicado por primera vez en italiano en una compilación de L´Unitá. Próximamemente, publicaremos, también inédito en castellano, su obituario en el parlamento ante la muerte de Pietro Ingrao.

Aprovechamos también para acercar algunos de lo que hemos encontrado de Mario Tronti en castellano en la web

Por ejemplo, en 1988, para el 400 aniversario del nacimiento de Hobbes, Tronti escribió un texto que se llama «Las fieras somos nosotros» en El País, y que se encuentra digitalizado en su web.

También se encuentra circulando en la web sus «Tesis sobre Benjamin», incluido en su libro «La política en el crepúsculo».]

 

Conformismo e socialitá

Mario Tronti

«Conformismo -afirma Gramsci en el cuaderno 14 (de la cárcel)- no significa nada más que ´sociabilidad´, pero gusta emplear la palabra ´conformismo justamente para provocar a los imbéciles. Con la definición de conformismo se quiere dar una connotación negativa a la idea de sociabilidad. El contrario de conformismo sería entonces la sinceridad o la espontaneidad. Pero para Gramsci estas dos dos cosas son una virtud y un valor solo si son disciplinadas. Sino, sinceridad y espontaneidad significan el  máximo de individualismo. «El individuo es históricamente original cuando da el máximo de preminencia y de vida a la sociabilidad».

Hay un significado romántico de la originalidad, de la personalidad, y este significado tiene una  justificación histórica en cuanto nació en oposición con un cierto conformismo esencialmente»jesuítico», es decir un conformismo artificioso, ficticio, creado por los intereses de un grupo pequeño, de una camarilla.  Luego, en la época del individualismo imperante, el deseo de ser original se contrapuso al ser común y social. “Es demasiado fácil ser original haciendo lo contrario de lo que hacen todos: es una cosa mecánica. Es demasiado fácil hablar en forma diferente de los otros.., lo difícil es distinguirse de los otros sin por esto hacer malabares. Justo, en la actualidad se busca una originalidad y personalidad a bajo precio. La cárcel y los manicomios están lleno de hombres originales y de fuerte personalidad”. Ni tampoco se puede decir que el conformismo es demasiado fácil “y reduce el arte en contra de la sinceridad y la espontaneidad encontramos el mecanismo o el calculo, que puede ser un falso conformismo, una falsa sociabilidad, o sea, acomodarse en ideas hechas y cotidianas. “Poner el acento sobre la disciplina en la sociabilidad, y a pesar de esto pretender la sinceridad, espontaneidad, originalidad, personalidad; esto es lo verdaderamente difícil y arduo”20).

Y aquí entra en juego la política. La cuestión del conformismo social no es nueva. El  conformismo siempre existió, desde que existe la sociedad. En todo caso, hay una lucha entre «dos conformismos», es decir una lucha de hegemonía, cuando hay una crisis de la sociedad civil (buscar número de página de los cuadernos en español). Se trata de “con-formar a una fin” los hombres de una determinada sociedad. “El político imagina al hombre como es y al mismo tiempo como debería ser…;su trabajo consiste en conducirlo los hombres a moverlos, a salir de sus ser presente para ser capaces colectivamente de alcanzar el fin propuesto”

Por lo tanto ,la lucha no es contra el conformismo sino contra la indiferencia. Indiferentes es un artículo de Gramsci de 1917. “La fatalidad que parece dominar la historia no es otra cosa que apariencia ilusoria de esta indiferencia, de esta ausencia. Algunos hechos maduran en la sombra, pocas manos,  no vigiladas por nadie controlan, tejen la trama de la vida colectiva, y los destinos de una época son manipulados en función de las mentalidades estrechas, de los objetivos inmediatos, de las ambiciones y pasiones personales de pequeños grupos activos, y la masa de los hombre ignora, porque no se preocupa de tema”

Indiferencia es abulia, es parasitismo, es cobardía: lo contrario del estar vivo, de ser ciudadanos, o mejor dicho, partisanos.

En los cuadernos de la cárcel volverá a decir: por la propia concepción del mundo se pertenece siempre a una cierta agrupación, se está dentro de un bloque de elementos sociales que comparten la misma forma de pensar y de actuar. Se es siempre “conformistas de un cierto tipo de conformismo, se es siempre hombre-masa o hombre colectivo”. La cuestión es de qué tipo histórico es el conformismo y  el hombre colectivo del cual se forma parte. El «conócete a tí mismo» no tiene relación con vos como individuo indiferente a los otros, sino a tu posición social que lucha colectivamente por un fin común

 

 

Mario Tronti