Antoni Domènech: [texto inédito] La tradición socialista en los conceptos de igualdad y libertad

[Este texto es fruto de una desgrabación de una conferencia que se realizó en la Casa del Pueblo, sede nacional del entonces Partido Socialista. La charla fue promovida por Jorge Tula. Se enmarca en un ciclo de charlas reflexionar acerca de la crisis de la izquierda.

Para muchos compañeros este fue el primer acercamiento a la obra de Domenech. ]

 

 

Moderador Rodrigo Borges:

-Esta es una de las primeras actividades que con un grupo de compañeros de la juventud del Partido Socialista llamado Grupo Aricó, estamos haciendo dentro del Partido. Creemos que es importante sentarse a discutir, no solamente las cuestiones electorales sino también el rol del Partido Socialista y los debates teóricos, tema que no es menor. El compañero Doménech, pensador y filósofo de formación helénica, tiene una temática que nos parece muy interesante, la charla que dará es sobre el Socialismo y  la Democracia.  Pero antes le cedo la palabra a Jorge Tula, Secretario de Cultura del Partido Socialista.

 

Jorge tula:

-Hola. Con Doménech tenemos un amigo común, Carlos Suárez. Esa amistad compartida me ha permitido conocerlo a Doménech, del cual había leído pocas cosas por cierto. ultimamente lo frecuento más porque me llega a través de la generosidad de Carlos una revista que ellos sacan y les recomiendo a todos leer, que sacan a través de Internet y se llama Sin Permiso.

Quiero decir dos palabras sobre eso, porque creo que vale la pena. Sin Permiso es una revista que tiene una virtud tal vez, entre otras, que es capaz de seleccionar entre sus paginas, una serie de artículos que generalmente son todos de interés para quienes como nosotros nos instalamos dentro de esa franja que se llama izquierda. Y que es capaz de acuerdo a los artículos seleccionados por ellos, artículos que tienen diverso origen, diversas nacionalidades, de diversos actores, diversos intelectuales, etc.. Eso permite tener un formidable panorama de lo que se esta discutiendo en el mundo, nosotros que estamos en el culo del mundo para aquellos que no ingresaron a ver la pagina, les recomiendo que lo hagan porque les va a servir de utilidad.

Hay un tema que efectivamente se aborda, con dedicación, porque es un tema importante, un pensamiento fuerte, porque forma parte de las reflexiones de la gente y que ha visitado esta revista, una cosa que a nosotros no nos puede dejar de interesar, que es el tema del republicanismo. Jean Jaures decía “el Socialismo es la República llevada hasta sus ultimas consecuencia”. Una frase interesante y vale la pena que reflexionemos sobre esto, porque yo particularmente creo, sobre esto Doménech tiene algunas reflexiones me parece, acabo de mirar por arriba, porque no tuve tiempo de hacerlo detenidamente un reportaje que le hicieron en México donde habla del iluminismo.

Los socialistas creemos ser los herederos del iluminismo, o tradujimos el iluminismo al mundo de la política, no lo sé muy bien; un reportaje que habla de esto y es un tema que vale la pena discutir en un momento donde creo yo no sé si Doménech estará de acuerdo que no solamente la política está en crisis; los partidos políticos lo están; no solamente la democracia está en crisis; sino que cierta propuesta del socialismo, yo diría la propuesta socialdemócrata está en crisis.

Reflexionar sobre estos temas que cortan como un hilo transversal todas estas creencias mías, reflexionar sobre esto en un momento que es de desconcierto, por lo menos sino hay crisis hay desconcierto, yo me pregunto ¿Qué es ser de izquierda en estos días? ¿En estos momentos de la marcha del mundo, es lo mismo ser de izquierda en Europa que en América latina? Debería ser, tengo la tentación de decir, este continente América latina sobre el cual muchas veces las miradas de otros lados nos han dado una lectura que es discutible, Marx cuando escribe sobre Bolivar, que a veces sorprende. No quiero caer sobre eso de que hay ciertas categorías que sirven para ciertos lugares del mundo y para otras no, pero hay ciertas peculiaridades en América latina que hacen que la política transite por determinados derroteros y que a veces ciertas categorías no llegan a aprehenderla como a uno le gustaría porque algunos temas son o parecen confusos.

Y que bueno que haya venido Doménech y que bueno que nos hable de estos temas porque yo particularmente también estoy confuso. Y veo que otros también están confusos y ni siquiera se lo hayan planteado, pero creo que es necesario plantearse estos problemas para ver si salimos de la confusión.

Es un tema complicado, yo creo que de la resolución de esos temas depende un poco el futuro de la izquierda, futuro de la izquierda que también esta en crisis. Veo con dolor, las vicisitudes de la izquierda europea, advierto desde esta parte del mundo, que la izquierda europea es cada vez menos izquierda y cada ves mas centro. Veo a Tony Blair, veo a los socialistas franceses, veo al partido democrático de Italia, veo a una serie de nuevas expresiones de la política que están lejos de plantearse eso que una vez la izquierda se planteó y que es la necesidad de trasformar el mundo. Ahora parece ser que solo pretenden administrar un poco más honestamente, gobernar, no transformar los estados cuando ellos ganan una elección. Doménech me parece que piensa de otra manera, Doménech tiene claro ciertas cosas. Tal vez las tenga suficientemente clara como para que nos pueda responder algunos interrogantes que al menos yo tengo y que los planteo porque creo que son interrogantes que muchos tenemos. Que bueno que este acá, tengo la certeza, pero uno nunca lo sabe, de que nos responderá algunos.

Es un placer además recibirlo en esta casa, la casa de un partido, que está tratando de salir de las cenizas como el ave fénix porque hemos sido un gran partido en algún momento y ahora estamos tratando de  avanzar en la búsqueda de una mayor presencia en la vida política de la argentina.

Gracias Doménech por estar acá.

 

Antoni Doménech:

Muchas gracias por esta invitación. Como diría mi admirado torero, el Gallito, se hará lo que se pueda. Tengo que advertir de entrada que no es mi mejor día en la vida. Tuve un viaje muy agotador desde México y me voy a España en tres días. Tener la perspectiva de pasar 15  horas enlatado en un avión me desasosiega y me hace menos lucido todavía de lo que habitualmente soy, pero como decía el Gallito, se hará lo que se pueda.

El amigo y colega que me ha presentado ha empezado hablado de la crisis del socialismo y particularmente de la crisis del socialismo europeo. Efectivamente el socialismo europeo y el socialismo moderno, como todos sabemos, está en una especie de crisis que algunos llaman interminable.

El amigo se ha referido a la fundación del Partido Demócrata Italiano que ha acelerado la visión de la crisis en el socialismo que en Europa es terminal o no, y eso ha sido porque la formación del PD, que es básicamente una especie de gran arreglo que se ha producido en los últimos años entre gente procedente del viejo Partido Comunista Italiano (PCI) y gente procedente de la vieja Democracia Cristiana, se planteó por parte de los ex comunistas como algo muy natural al integrarse dentro del Partido Socialista Europeo, y como decía otro torero, ahí fue Troya. Parece claro que no se han puesto de acuerdo y parece que no se va a integrar ese partido dentro del Partido Socialista Europeo (PSE) se ha producido una comezón y de grandes lamentaciones por parte de los socialistas europeos Pero la cosa se ha ido complicando y haciendo a la vez más interesante desde el punto de vista de politólogo cínico que simplemente trata de ver cuan complicada son las cosas.

Con la creciente evolución del Partido Socialista Francés, en las últimas elecciones presidenciales francesas se dió la curiosa circunstancia de que la candidata del PS, la señora Segolene Royal, fue activamente boicoteada por los varones del ala derecha de su propio partido que se inventaron a un figuron pobre hombre, un verdadero mentecato. El tal Bayrou, lo inventaron para arruinarle las elecciones a la candidata socialista. Segolene Royal, se ha visto ahora que, dejada a su suerte en las elecciones parlamentarias de ayer, no consigue llegar ni a un tres por ciento, bueno los varones del ala derecha del PSF tienen unos antecedentes personales y políticos tan pesados como Strauss-Kahn, uno de los agentes del sionismo en Europa, o Michelle Rocca.

Pues estos parecerían hacer algo parecido al invento del PDI. Hay toda una corriente dentro de  la derecha de la Socialdemocracia europea y toda una constelación de pensamiento centrista en Europa que viene a decir algo así: Esto del Socialismo y del movimiento obrero europeo -y cuando de hablo de socialismo, no hablo ahora  solo de socialdemocracia, sino que hablo de socialismo en el viejo y ancho sentido decimonónico de la palabra, es decir un fenómeno que abarca desde el viejo laborismo británico, a la derecha, hasta la extrema izquierda del anarco sindicalismo revolucionario catalán, pasando por todas las socialdemocracias y todos los comunismos que han existido en el mundo que han sido muchos-  eso del socialismo en el amplio sentido decimonónico del término, habría sido un gran error y lo que debería ser Europa políticamente es volver antes de 1914 ¿Y antes de 1914 que había? Había una especie de monarquías constitucionalmente embridadas que por supuesto no eran monarquías absolutas solo que estaban embridadas constitucionalmente, con parlamentos que no contaban mucho y con dos grandes partidos que eran los liberales y los conservadores.

Hay mucha gente que piensa que en Europa se trata de eso de retroceder el reloj del historial hasta antes de 1914 y hacer un gran partido liberal,  como los que existieron en Europa antes de 1918. Es decir antes de que en Europa conocieran la democracia con sufragio universal, etc., y frente a eso un partido conservador. A eso a veces los más cínicos o los más guasones lo llaman el “modelo polaco”. Como lo que pasó en Polonia, desapareció todo lo que tenga que ver con el movimiento obrero y quedan estos dos oligofrénicos de los hermanos Kaczynski.  Frente a ellos una especie de partido liberal y es liberal solo porque va a misa dos o tres veces menos al año que los conservadores. Esa es una realidad con la que hay que contar. Hay mucha gente que piensa que el futuro político de Europa debe resolverse así y mucha gente que esta dentro de los partidos socialistas, que es el ala derecha de los partidos socialistas.

En Francia ya lo he dicho. En España, en el Partido Socialista Español (PSOE), hay un ala derecha muy pesada que le amarga la vida a Zapatero, mas o menos como los varones socialistas le amargaron la vida hace una semana a Segolene Royal. Piensan que el socialismo del movimiento obrero es perro muerto, que es una historia de la que hay que descartarse, que hay que reconstruir la vida política en Europa y que hay que volver a lo de antes más o menos de la 1ra guerra mundial. A eso lo llaman la modernidad americana porque parece que los americanos tuvieron la suerte de no haber tenido un moviendo obrero con inspiración socialista, lo cual no es cierto pero no nos vamos a meter ahí, es cierto que no lo tiene desde 1920.

Naturalmente esa nueva crisis del socialismo europeo, se añade al hecho de la crisis del socialismo real, de los Partidos Comunistas. Tenemos en Europa el hecho de que el PC más grande de occidente y más importante, el PCI, se hiciera el harakiri o se suicidara. Yo creo que lo vemos en el hecho del PCF, que otrora ha sido el gran bastión de la clase obrera; hoy es un grupúsculo con menos votos y menos diputados que alguno de los tres grupúsculos trotskistas que también candidatearon en las elecciones. Así que estamos autorizados a hablar de crisis del socialismo en Europa.

Cuando hablamos de crisis del socialismo en Europa, podemos decir, que esto es algo muy grave porque el socialismo moderno hijo o fruto del movimiento obrero industrial, pues es algo que nació en Europa. En esa situación de crisis tan práctica, tan inmediata, que se puede visualizar o palpar en cosas tan cotidianas que están en la prensa de cada día como las elecciones francesas o en España, etc., en esas, digamos, crisis tal vez  valga la pena tratar de desconfundirnos como decía el compañero, al menos de verle un hilo.

Y un hilo se le puede ver de varias maneras. Una de ellas seria tratar de decir cuales son las causas de que hayamos llegado aquí, de que estemos tan mal y de que todo sea tan horroroso, etc. Esta es una posibilidad. Pero otra posibilidad es la que yo había pensado hablar un rato con uds en esta tarde, es mas bien hablar de valores. El socialismo históricamente ha sido[…¿Una tradicion?…], y en cierta forma sigue siendo, […¿Una tradicion?…]. No hay que suicidarse antes de tiempo.

¿En que tradición más larga esta el socialismo, y que valores defendió? Quizás alguna discusión de estas será alguna discusión que tenga algún interés. Al menos para saber quienes somos, quienes hemos sido, quienes pretendemos seguir siendo. Digo esto porque tal vez alguna de las cosas que más a dañado a la tradición socialista o al menos, a muchas de las tradiciones dentro del socialismo ha sido el sectarismo.  El sectarismo tiene una definición muy precisa que dió precisamente Marx.. Marx dijo una vez criticando a Lasalle y a la Socialdemocracia alemana inicial, dijo una vez de Lasalle que era un sectario porque creía ser el fundador de una doctrina y de un movimiento completamente original, completamente nuevo y sin antecedente y, dijo Marx, quien pretende ser el iniciador radicalmente nuevo de algo es un sectario, es el iniciador de una secta, pero no el iniciador de un movimiento social, o de un combate político. Marx nunca pretendió eso, aunque muchos de los que posteriormente se han llamado marxistas creyeron que Marx fue el fundador de una secta. Lo canonizaron con unas cuantas palabras por lo general mal entendidas y tienen la escolástica de frases y términos que ocasionalmente Marx utilizó alguna u otra vez. Pero si leemos a Marx como merece ser leído, es decir como un clásico. Como alguien, digamos, que es el continuador por un lado e inspirador por otro de una tradición en la que uno ha crecido nos damos cuenta de que Marx no pensaba haber creado nada radicalmente original, ni siquiera medianamente original. Marx se sabia en una tradición muy larga, en una tradición de lucha política y moral si se quiere decir así y en una tradición científica muy larga que arrancó mucho antes que el. Luego trataré de precisar cuán antes que el y que iba a seguir.

Yo digo o tengo la esperanza de que si vemos al socialismo así, no como algo que apareció como una especie de hongo de verano a mediados de siglo XIX vaya ud. a saber porque, sino como algo que esta en una tradición política mas larga, podemos sacar dos beneficios de ello: El primero, digamos, librarnos de los curas y de la clerigalla, como decimos los masones, los anticlericales españoles de toda la vida, en fin, el dejar de pensar que esto del socialismo es una religión y verlo como lo que ha sido, como una tradición laica y de pensamiento racional, creíble en la medida que esta corroborado por los hechos y sostenible en la medida en que se puede seguir sosteniendo con argumentos.  Por otro lado, además de librarnos de la clerigalla, que va siempre con el sectarismo, lo que podemos es ver que el socialismo ha sido un momento en una tradición muy larga y que precisamente como esta tradición es muy larga es muy improbable que se extinga y, tal vez, podemos adivinar como puede seguir.

Esto es lo que me propongo haciendo una breve reflexión sobre cuatro palabras:  Libertad, Igualdad, Fraternidad y Democracia.

La Democracia es un término mucho más antiguo que el socialismo, por supuesto. Pero mucho más antiguo que el capitalismo también. La democracia es una palabra que tiene de historia escrita, que tengamos constancia de ella,  más de 2600 años de historia.

La democracia no es lo que en general la mayor parte de los socialistas del siglo XIX o, sobretodo los del siglo XX han dicho que era. Marx lo sabia y la prueba de que Marx lo sabia es que si se toman la molestia de releer un obrita que se lee en una tarde que uno tenga perdida, el Manifiesto Comunista, Marx nunca habló, por ejemplo, de democracia burguesa. Tuvimos que esperar al siglo XX para que llegara un genio que hablara de eso. Pero en el Manifiesto Comunista Marx dice por ejemplo algo que ahora parece ininteligible y es que el comunismo y el socialismo son un ala de la democracia.  Marx todavía esta usando la palabra democracia en el sentido tradicional, por ejemplo en el sentido en el que lo utilizó Aristóteles y ese es un sentido, se mantuvo prácticamente impertérrito durante toda la historia de occidente. Durante más de 24 siglos hasta máas o menos 1848 que empezó a cambiar de significado.

No se si han dicho mis presentadores que mi formación académica inicial esto lo digo no como un alardón, sino para pedir disculpas, porque mi formación académica inicial es helenista. Así que todos los días, sobre todo si estoy cansado como hoy,  me pongo pesado con lo que es lo mió porque es lo que mas sé, el griego y la historia del mundo antiguo. Pero democracia en griego la primera vez que se utilizó esta palabra fue por Heródoto en el siglo VI a.c. Democracia en griego clásico no significa como se piensa ahora gobierno de la mayoría, ni siquiera significaba gobierno de los pobres sino que significaba literalmente gobierno de los trabajadores manuales. La palabra demos en griego clásico, en griego moderno es otra cosa, la mejor traducción castellana de demos, la mas castiza, sería, “los que viven por sus manos”. Democracia significó el gobierno de los que viven por sus manos.

La democracia significaba una cosa terrible. No tuvo ningún partidario en el mundo antiguo. Es decir tuvo muchos partidarios claro, pero esos partidarios que tuvo ni siquiera sabían leer ni escribir, otros como Demócrito sus escritos a favor de la democracia fueron quemados y saqueados, porque no se crean uds. que esto de la derecha cafre es una cosa del siglo XX. No, es milenario, el mundo antiguo tuvo una derecha terrible. Prácticamente quemado todo documento a favor de la democracia, lo poco que sabemos sobre la democracia, aparte de la investigación epigráfica moderna, lo poco que sabemos es por tipos enemigos de la democracia, pero que eran espíritus que dieron su vida, y que son científicos interesantes como Aristóteles.

Aristóteles, por ejemplo, dice claramente en La Política, –que después veremos que los liberales y los marxistas poco inteligentes lo han olvidado o no lo han querido saber- Aristóteles dice que “democracia es el gobierno de los pobres libres” que son trabajadores asalariados, pequeños comerciantes, artesanos y jornaleros campesinos. Cuando mandan estos es democracia, claro dice que estos normalmente son la mayoría, pero si fueran la minoría y la mayoría fueran los ricos también llamaríamos democracia al gobierno de la minoría.

Democracia quiere decir “el gobierno de los pobres” y toda la filosofía política desde Platón, enemigo encarnizado de la democracia, a Aristóteles hasta prácticamente el siglo XVIII democracia fue una palabra evitada. Era como un insulto decirle a alguien que era demócrata porque quería decir que era un partidario de la tiranía de los pobres, de los ignorantes, de los analfabetos.

Es la gran leyenda, que se construyó en el mundo antiguo sobre la democracia. Esa democracia era el régimen peor, era el régimen en que dominaban los demagogos, demagogo quiere decir “el esclavo que pasea al pueblo pobre”. Igual que pedagogo quiere decir “el esclavo que pasea a los niños”, es buena definición de un pedagogo. Esto conviene saberlo, la palabra democracia sonaba tan mal, era tan terrible, que nadie nadie decente y presentable, desde que se acabo con la democracia plebeya radical de Ática en el 221 cuando el imperio macedonio acabó con la libertad democrática, en el oriente mediterráneo nunca mas nadie se atrevió a decir que era un demócrata, un loco Egregio.

Conocido por los hispanos, que fue Spinoza dijo que era demócrata y parecía que se hundía el mundo. Nngún farmer americano se atrevió a decir de si mismo que era demócrata, ni siquiera el que más o menos lo fue que era Jefferson. Fundó el partido republicano, pero dudo en llamar a eso demócrata, para que no lo llamaran jacobino.

Es muy interesante, sobre todo para los jóvenes, saber que no hay en ningún documento oficial que diga que los EEUU es una democracia, porque para todos los fábulas, o sea para los que redactaron la constitución, actualmente dirigente en EEUU, en la convención de Filadelfia en 1786 democracia era un insulto y la constitución de los EEUU fue concebida y diseñada como una constitución expresamente antidemocrática. Y si uno ve la discusión se puede ver que escribieron en 1786, se ve con que inteligencia, con que clarividencia, determinados padres fundadores, particularmente Hamilton -a mi me parece el creador, el verdadero creador de los EEUU, el verdadero diseñador institucional de lo que iban a ser los EEUU-  con que clarividencia argumentó que lo que hay que evitar en una república, es el peligro de la democracia.

Pensar en cómo es la constitución de los EEUU, la constitución es una constitución en la cual inicialmente tiene que haber: un presidente que viene a ser como una especie de monarca electo que tiene todo tipo de poderes; con un  senado que está pensado inicialmente para que sea vitalicio y solo formado por tipos riquísimos;  con un congreso en el cual hay una discusión si es por sufragio universal o no; pero sobre todo, con una corte suprema con capacidad absoluta de revisión judicial de todas las posibles leyes que el senado o el congreso puedan aprobar. Si comparamos, por ejemplo, esta constitución con la 1ra constitución de la república francesa que es la primera constitución democrática en el mundo moderno y contemporáneo -hay algunos que dicen que se puede parecer a la constitución de Atenas de Efialtes y de Pericles- nos damos cuenta que la constitución de EEUU estaba concientemente pensada para evitar el peligro de la democracia. Con una división de poderes concebida para impedir que el pueblo pudiera hacer algún desmán, con una corte constitucional, con una presidencia y un senado, concebidos para defender los derechos de propiedad, como dijo Hamilton, en contra de las pasiones del pueblo, y eso en un momento en el que todavía no se pensaba en el sufragio universal muy amplio.

He dicho una cosa sobre democracia: Que es muy general, que es la soberanía popular y el ejercicio de esa soberanía por parte del pueblo llano y que eso da el poder a los que son pobres.  Ahora, el compañero, ha citado una frase que es muy linda de Jean Jaures que decía “el socialismo es república hasta sus últimas consecuencias”. Esa frase es verdadera o a mi me parece verdadera, si por república se entiende la república democrática, porque el mundo ha estado lleno de repúblicas que han sido oligárquicas  o plutocráticas. La república de los EEUU hoy y desde sus comienzos ha sido concebida como una republica plutocrática. La república de Venecia fue expresamente una republica plutocrática.  ¿Qué puede querer decir una República Democrática? ¿Y por qué a mi me parece verdad que si una república es democrática “el socialismo es la república llevada hasta sus ultimas consecuencias”? Pero una republica está fundada en una cosa muy clara y eso nos lleva a uno de los tres primeros conceptos que he dicho que exploraría, que es el concepto de la libertad.

La republica está fundada en la libertad republicana. Luego diré un poco más de la libertad republicana. Pero la libertad republicana a diferencia de la libertad liberal, que luego diré que es, en la libertad republicana no hay oposición entre lo que es libertad e igualdad. Si tú eres libre republicanamente y yo soy libre republicanamente necesariamente tenemos que ser iguales, cosa que no es lo mismo con la libertad liberal.

¿Qué es la libertad republicana? La libertad republicana esta basada en la idea de que, bueno, la libertad liberal, que es la más trivial está basada en el que si yo soy libre, si estoy lo menos interferido posible, esto lo sabemos todos porque es un concepto que maneja Grondona y todos los editorialistas de la prensa y las señoras que escriben para las revistas del corazón y ese es un concepto muy nuevo de libertad, no conocido antes del siglo XIX. El concepto tradicional de libertad era que, yo soy libre si nadie puede interferir arbitrariamente en mi vida. Parece lo mismo, pero no lo es. Imaginemos que yo soy, voy a utilizarte como conejillo de indias (por Rodrigo).

Imaginemos que tú eres mi esclavo que eres mi esclavo, quiere decir que si a mi me diera la gana yo podría hacer lo que quisiera contigo, venderte, castrarte, matarte, eso es lo que quiere decir esclavo, de Iure. Ahora, imagínate que yo soy un buen amo, o sea, por algún motivo te aprecio, me caes bien, y dejo que hagas tu vida como sino fueras mi esclavo, desde un punto de vista liberal eres libre, a pesar de ser esclavo, eso porque no interfiero directamente en tu vida.

En cambio desde un punto de vista republicano, uno es libre solo si nadie incondicionalmente puede interferir en su vida de una forma arbitraria. Ahora desde el punto de vista liberal, esclavo mío, eres libre, desde el punto de vista republicano no lo eres, solo tienes la suerte de que yo soy un buen amo porque por una cuestión de carácter me caes bien y no interfiero, pero eres mi esclavo porque tu y yo sabemos que pudiera hacer contigo lo que me diera la gana. Esto parece una distinción filosófica sin importancia, pero hay que decir que al establecer esta distinción, ocupo a nueve generaciones de juristas republicanos romanos.

Porque esta distinción tiene otra cara tal vez un poco menos trivial y la cara es que para un republicano no toda interferencia es mala. Hay interferencias que favorecen la libertad porque si bien para todo liberal toda interferencia es mala, para todo republicano no solo algunas interferencias son buenas, sino que algunas son deseables no son solo males menores, sino que son fundamentales para la libertad. Por ejemplo como en todos los Estados de derecho modernos, tiene una matriz jurídica republicana, en todos ellos, incluida la Argentina, están prohibidos los contratos de compra y venta de esclavos. Quiere decir que si ahora, por ejemplo, ante un escribano tu firmaras un papel diciendo que a cambio que le de un millón de euros a tu madre te vendes como esclavo de por vida ante mi, aparte de que este contrato, firmado en plenitud de tus facultades mentales, aparte de que este contrato seria nulo de pleno derecho, seria un delito el haberlo firmado seriamos perseguidos por un fiscal.

En cambio desde el punto de vista de la libertad liberal esa seria una interferencia inadmisible del Estado, en un negocio privado entre tu y yo, porque tiene que interferir el Estado y decir que es un delito que firmemos ese contrato si tu estas de acuerdo. En la vieja tradición de la libertad republicana, la libertad es algo muy serio, no es una fantochada como la libertad liberal, es algo muy serio porque exige que se forme un núcleo muy duro de derechos individuales personales, no instrumentales, sino constitutivos de la persona. La mayoría de los derechos que nosotros tenemos son instrumentales, en el sentido de que podemos comprar y vender nuestro gato o hipotecar nuestra casa o cosas así, pero hay un núcleo duro de derechos que como nos constituyen como personas libres son inalienables e inacumulables, nadie puede inalienar su libertad, ni venderla, ni regalarla, ni nada parecido. Nadie puede comprar o vender su ciudadanía, sino habría un trafico de pasaportes si yo sacara mi pasaporte español, y lo subastara seguramente me llenaría de oro, eso está prohibido. No se puede comprar y vender sufragios, eso está prohibido es un delito. En las ultimas elecciones de los EEUU hubo una empresa que trato de hacer una subasta de sufragios a favor de Bush claro, pero tuvieron que instalarse en las islas Caimán porque era un delito en los EEUU, por más que sea una república plutocrática, pero todavía es una república y que es una república quiere decir que lo ciudadanos de una república están protegidos por un conjunto de derechos no instrumentales que son constitutivos de las personas y esos derechos son inalienables, e inacumulables, eso es incompatible con la libertad liberal.

Ese punto de vista de la concepción liberal de la libertad  que apareció a partir del siglo XIX es paternalismo absurdo, el que un juez o un político interfiera en una relación contractual entre este señor y yo, si el quiere vendérseme como esclavo. O por ejemplo yo puedo ser un millonario, caprichoso, muy aficionado ala caza, y harto de haber cazado todo tipo de elefante y de especies en extinción, lo que quiero cazar ahora es individuos de la especie homo sapiens que, como todos saben, son particularmente inteligentes, puedo tratar de firmar un contrato contigo a cambio de un millón de dólares, durante un año me das permiso para que te mate. Durante ese año tú te escondes y yo te persigo, puede ser un juego fabuloso para millonarios ociosos, un poco perversos. Eso está prohibido claro que aunque yo tenga un contrato autorizándome a ello y aunque haya depositado un millón de dólares en un banco suizo, si yo le mato me perseguirán de oficio como asesino.

Los antiguos pensaban, y los socialistas son la única corriente política contemporánea que heredó ese concepto y siguió pensando como los  antiguos, los que cambiaron fueron los liberales, los antiguos pensaban que esa cosa maravillosa que es la garantía absoluta de que nadie va a interferir, ni un particular, ni el Estado, podrá interferir en tus planes y en tu vida personal sin tu acuerdo de una forma arbitraria o caprichosa y que tu vida privada va a estar protegida por un conjunto de derechos exigibles. Esa idea que viene del mundo antiguo, que viene de los griegos y que luego fue formidablemente esculpida por el derecho civil romano, digo esto, por la tontería esta de que  la praibas y todo eso lo inventaron los liberales victorianos, es una majadería, una cosa que viene del mediterráneo antiguo. Esta idea venía además reforzada porque solo podían gozar de este status de ciudadanos con derechos constitutivos blindados, solo podían gozar de ellos aquellos que no tuvieran que pedir permiso a otro para vivir. Para que tu puedas de verdad ser un ciudadano libre, con derechos constitutivos garantizados, y desarrollar tu personalidad y tus planes de vida armoniosamente, en el espacio fantástico que te dan estos derechos constitutivos de tu persona, es necesario que no te veas obligado a tener que pedir permiso a otro para trabajar y para vivir. Por eso en el derecho romano y antes en la democracia antigua, el trabajo asalariado era considerado indigno de una persona libre, y en los Oficios Cicerón  dice, repitiendo un viejo dicho de Aristóteles, el trabajador asalariado es un esclavo de tiempo parcial. O sea que necesita pedir permiso a otro para vivir y ponerse a su arbitrio durante el tiempo que dure el contrato del salario.

Toda la artillería retórica del socialismo moderno de que el trabajo asalariado es la esclavitud moderna viene directamente de Cicerón, Marx era un helenista, un clasicista, el conocía muy bien esa literatura. Los socialistas no inventaron nada nuevo, que el trabajador asalariado es un esclavo a tiempo parcial lo dice Aristóteles, lo repite el derecho romano y es patrimonio común del pensamiento republicano hasta Marx, solo que Marx saca las  consecuencias del pensamiento republicano, bueno, eso es de la libertad, en el modo antiguo.

La igualdad no era muy importante en la tradición republicana y si se fijan no es muy importante en Marx. Marx no es un pensador igualitarista, obsesionado con la igualdad. La igualdad en la tradición republicana quiere decir que si dos personas son iguales, quiere decir que son igualmente libres y que tienen reciprocidad en la libertad. Si el (por Rodrigo) que es mi conejillo de indias esta noche, si el es mi esclavo, simplemente no es libre, no es libre porque no tiene derechos constitutivos, yo, su amo, puedo invadir arbitrariamente su vida como me de la gana, si el, en cambio, es un ciudadano libre somos iguales en el sentido de que somos igualmente libres y tenemos libertad recíproca eso es todo lo que quiere decir igualdad en la tradición republicana: Que la gente es igualmente libre. No tiene nada que ver con el nivel de ingresos.

La fórmula de no tener que pedir permiso a nadie para vivir es una vieja formula del derecho romano que reaparece misteriosa y maravillosamente en Critica del programa de Gotha, porque Marx está en esa tradición aunque los marxistas del siglo XX lo olvidaron, como olvidaron lo que significaba democracia y esas cosas. La libertad no es muy importante, Marx ha hablado con gran desprecio, por ejemplo, por lo que el llamo los comunistas crudos refiriéndose con cierta injusticia a Babeuf. La igualdad no era muy importante, lo que era importante era la igualdad en la libertad.

Ahora nosotros podríamos decir, bueno la libertad es una cosas maravillosa y todos deberían tenerla, pero no todos pueden ser libres. De hecho así pensaba el mundo antiguo incluso los demócratas mas radicales, el Robespierre del mundo antiguo, que fue  Efialtes que puso las bases para la democracia radicalmente plebeya ateniense, ni siquiera a Efialtes se le ocurrió que los esclavos pudieran ser plenamente libres. Efialtes hizo una cosa grandiosa que fue darles libertad de palabra en el Ágora a los esclavos. Ese era el gran escándalo del mundo antiguo,  pero no se le ocurrió que los esclavos pudieran ser también candidatos al dicasterio o alguna magistratura, que pudieran depositar su nombre en un saquito para obtener algún cargo público, no se le ocurrió. Jefferson, por ejemplo, se dice con razón, que la gran batalla electoral que ganó en 1800 cuando consiguió ser el tercer presidente de los EEUU y que fue una batalla formidable y que se movilizaron todos los granjeros pobres de Virginia y de Pennsylvania y todos los trabajadores asalariados de las colonias del norte volcados a favor de Jefferson, como representante de los pobres, fue una gran victoria. Pero a Jefferson no se le ocurrió que los esclavos tuvieran derecho al voto, él mismo tenía esclavos y si van alguna vez como turistas a Virginia y ven su maravillosa finca en Monticello verán como curiosidad unos galpones en donde estaban hacinados sus esclavos.  Jefferson era un demócrata a la antigua, menos radical incluso que Efialtes o Pericles, no se le hubiese ocurrido como a Efialtes darles libertad de palabra a los esclavos y a las mujeres en el Ágora.

El primer demócrata que quiso abolir la esclavitud fue Robespierre y por eso, nunca 215 años después de su asesinato todavía no se le ha perdonado. Es el político más difamado de la historia de la humanidad, más que Cleón, más que Catalina. Tuvo la desgracia o la suerte Catilina de que su difamador fuera Cicerón, si te difama Cicerón estás perdido para siempre, no hay quien pueda con esa retórica hermosa, pero si fue el político más difamado de la historia, hasta muchos socialistas creen que fue un terrorista, un mesiánico.

Tuvo dos buenas ideas que no le fueron perdonadas y que aun hoy no le son perdonadas: La primera era que el incorporara el sufragio universal a todos los trabajadores de Francia y ponerlo por obra eso fue la primera república francesa. El sufragio universal masculino se consigue por primera vez con Robespierre a la cabeza de la primera republica francesa y  la constitución de 1793. Ahora podríamos discutir que tipo de política tuvo con las mujeres, no crean en las feministas norteamericanas que no saben nada de revolución francesa. Fue bueno con las mujeres pero no vamos a discutir eso ahora,. Pero lo que le costó realmente la vida fue querer libertar a los esclavos en las colonias francesas. Ese fue su famoso grito de “Perezcan las colonias antes que los principios”. Eso fue lo que le costó la cabeza, porque la Gironda eran todos los propietarios de esclavos bordeleses. Robespiere fue el primer demócrata revolucionario moderno en sentido serio, porque a diferencia de Pericles, de Efialtes o de Jefferson del otro lado del atlántico, se propuso en serio liberar a los esclavos de las colonias y liberar a los esclavos de tiempo parcial que eran los trabajadores asalariados de París y en ese sentido, a justo término, se puede decir parafraseando a Jean Jaurés que “Robespierre fue el primer socialista moderno”. Precisamente porque fue el primer demócrata revolucionario moderno. Democracia para Robespiere y tal como la entendemos nosotros hoy, como discípulos suyos, quiere decir: La universalización a todos de la libertad y de la igualdad republicana. Quiere decir algo tan sencillo como que nadie tenga que pedir permiso cotidianamente a otro para trabajar o para vivir y eso quiere decir la abolición de la esclavitud, también de la esclavitud a tiempo parcial que es el trabajo asalariado. ¿Y eso como es posible? EL socialismo de mediados del siglo XIX, pensó en parte con razón y en parte equivocadamente. Es muy interesante aprender la razón que tuvo el socialismo en enmendar a Robespierre y aquello en que se equivocó al enmendar a Robespiere.

Los socialistas del siglo XIX, Marx conocía perfectamente a Robespierre. Marx había sido educado desde su más tierna infancia en el robespierrismo militante. Su suegro, el Barón de Von Westphalen era un pequeño funcionario prusiano en Renania absolutamente convencido de las bondades de la democracia robespierana. En toda Europa a comienzos del siglo XIX democracia quería decir Robespierre y Robespierre quería decir democracia. Los socialistas no inquietaban a nadie, eran una pandilla de utópicos bien pensados, pero lo terrible y lo que ponía los pelos de punta a las clases medias y altas era la palabra democracia y era la palabra Robespierre. El socialismo eran utopías tontas. Pero el suegro de Marx que lo conocía de niño porque estaba enamorado de ese niño, por eso fabricó el matrimonio con su hija.

El suegro de Marx convenció al pequeño de que Robespierre llevaba razón pero había cometido un fallo y el fallo era no haber previsto la revolución industrial.  Robespierre llevaba razón en todo, en la necesidad de universalizar la libertad republicana, en la democracia, en acabar con el aparato burocrático de las monarquías absolutas, en todo. Solo que no había previsto la revolución industrial y después de la revolución industrial no era posible seguir pensando que la base económica de la democracia republicana era la universalización de la pequeña propiedad agraria y que para pensar como un robesperiano en el siglo XIX había que tener en cuenta a Saint Simón y había que pensar que la forma de garantizar esa universalización de la libertad no podía ser la pequeña industria, la pequeña propiedad agraria, o artesana, fundada en el trabajo personal, sino que tenia que ser la apropiación colectiva de los frutos de la gran industria, para aprovechar sus economías de escala.

Así que, en contra, de este filósofo francés que fue muy famoso cuando era joven, Althusser, los que tengan mi edad se acordarán de la ruptura epistemológica y del Marx joven y de todas esas tonterías. Marx fue marxista desde que tenia 9 años, porque se lo enseño su suegro. A veces la historia es mas sencilla. El marxismo es esto, y lo aprendió de su suegro. En que se equivocó el suegro de Marx y por lo tanto Marx., se equivocó en pocas cosas, pero una sí, Robespierre no era tan ingenuo. Jefferson si pensó en universalizar la libertad republicana sobre la base de la universalización de la pequeña propiedad, es el sueño de Jefferson y la causa de todo sus errores políticos de vejez que fueron muchos y fueron terroríficos, porque pobre hombre murió amargado. Fue la idea de pensar que podía construirse una república continental con un economía muy distinta de la economía tiránica del capitalismo europeo que podía construirse una república continental como una gran democracia sin fronteras en la que todos los nuevos llegados podían tener su terruño y fundar en el su libertad personal, por eso hizo la locura de comprar la Luisiana, esas son las cosas que se cuentan del viejo Jefferson.

Pero Robespierre no cometió ese error, Robespierre comprendió muy bien lo que el mismo llamo genialmente “economía tiránica desposesora del capitalismo”. Robespierre entendió perfectamente que el capitalismo es un cáncer, la cultura económica capitalista es un cáncer que le sale a la sociedad y la corroe, y desposee, y expropia todas esas cosas que contó maravillosamente Marx en el famoso capítulo de la “Acumulación Originaria”. Todas esas cosas las sabia Robespierre y muchos otros porque el debate del siglo XVIII fue un debate muy importante entre gente muy inteligente, gente muy lúcida. Marbury, por ejemplo, si los jóvenes que estudian política algún día tienen la ocasión de leer la critica que hizo Marbury a la constitución americana de 1788, se darán cuenta que esos no eran unos niños de pecho, lo vio todo, lo vio venir todo; en 1790 en Washington, el ejemplar de crítica de Mabry de la constitución americana fue quemado.

Robespierre no fue un niño de pecho, vio venir eso que el llamo “economía política tiránica”. Es mejor nombre que llamarle capitalismo a eso pero ya no tiene remedio y opuso a eso, un programa que el llamo un programa democrático de economía política popular. Claro el murió muy joven, lo mataron a los 39 años. Pero en su último discurso el muestra como para oponerse al progreso expropiador de la “economía tiránica del capitalismo incipiente”. Eso que aún no había visto las fabricas de Manchester, para oponerse a esto era necesario un programa público de la republica francesa que garantizara a todos lo que el llamó, y fue el primero en utilizar la palabra, un “derecho de existencia”.  Quien lo desarrollo un poco más después fue Thomas Paine, si leen las biografías que se publican  en EEUU de Paine nos dirán que fue un enemigo terrible de Robespierre y es verdad, porque el pobre Paine apenas hablaba francés cuando estuvo allí y fue terriblemente engañado por los termidorianos, pero meses después era un hombre muy inteligente. Paine se dio cabalmente cuenta de lo que había sido la contrarrevolución de  Termidor y se volvió un robesperiano convencido y publicó un panfleto, dos años después del asesinato de Robespierre, y se llama “Justicia Agraria” y en esa “Justicia Agraria” se introdujo por vez primera en la historia la idea de lo que ahora debatimos en la Argentina con el nombre de “ingreso ciudadano universal”, o incondicional, o en España “renta básica”, o en México, como uds. que hacen bien, que es mejor castellano eso, que es la renta básica. El argumento de Paine era una economía expropiadora como esta, que es un cáncer que le ha salido a la sociedad, que constantemente destruye la pequeña propiedad fundada en el trabajo personal, a lo mejor trae mucho beneficios, pero trae mas desgracias que beneficios, “Propongo que grabemos fiscalmente esos beneficios, para crear, lo que el llamo un fondo de pensión nacional, que de 10 libras Esterlinas a todos los ingleses para compensarles la expropiación del avance de la economía tiránica.”

Todo eso son como habrán visto viejas cosas de alguien que tiene más edad que la necesaria para hablar en estos foros de jóvenes y que además tiene una formación de helenista, así que se enrolla mucho con cosas muy viejas. Pero de toda esta historia que podemos aprender que el socialismo del movimiento obrero tal como lo hemos conocido ha sido en el peor de los casos un experimento más, un experimento interesante en el que hemos aprendido muchas cosas, pero un experimento mas en una tradición que es muy larga y que va a durar y en la que podemos orientarnos si tenemos claros cuales son sus valores, sus valores son muy sencillos que es la universalización de la libertad republicana, el vivir en sociedades y en mundos en los cuales nadie tenga la necesidad de pedir permiso a otro para vivir.  El socialismo clásico en sus experimentos positivos se equivocó en su apuesta por el industrialismo, se equivocó, por ejemplo, piensen en lo que fue el estalinismo no como una aventura de un criminal loco, que también lo fue quizás, no le trate, pero si traté con gente que le conoció y dicen que fue un tipo bastante razonable personalmente.  Pero el estalinismo visto sin psicología, que es como me parecen que se deben ver mejor las cosas en política, el estalinismo fue todo lo contrario del proyecto socialista. Si tenemos por proyecto socialista una idea que arraiga en la democracia fraternal de Robespierre, el socialismo fue un despotismo industrializador y desposeedor, bueno, eso es lo que no queremos. Porque no pensar en formas de socialismo para el siglo XXI que combinen todas estas cosas que se han dado, que combinen la necesidad de nacionalizar y socializar democráticamente las gran industria con economías de escala, con el respeto a la pequeña propiedad privada, fundada en el trabajo artesanal, con amplias fuentes de la vida social, desmercantilizadas, y reguladas, con algo así como la herencia para el siglo XXI del fondo de pensiones en el que pensó Thomas Paine y ahora piensan todos los que están con lo de la “Renta Básica” por ejemplo, Carlos Suárez, que esta con lo de la Renta Básica aquí. Se pueden imaginar, me parece, formas distintas de hacer ingeniería social si se tienen en claro los valores fundamentales y los valores fundamentales del socialismo tienen una raíz muy clara y es muy antigua, y esa raíz es la democracia revolucionaria moderna, y otro día hablaremos de Fraternidad. Gracias